Apr 28

Los mitos sobre los pies

Son muchos los mitos que hay sobre los pies y que muchos usamos de forma habitual, sin haber comprobado si lo que decimos o aconsejamos es cierto. En mi experiencia muchas de estas cosas no solo, no son ciertas, si no que además pueden ser contraproducentes.
Por ejemplo, muchas personas que padecen dolor en los pies, han sido aconsejadas que “darse un paseo por la playa con los pies descalzos te ayuda a curarte”. Pues aunque os parezca mentira nada más lejos de la realidad, cuando yo pregunto a mis pacientes antes de operarles sobre esto, todos ellos me confirman que después de caminar por la playa, todos acababan con un intenso dolor después de caminar.
Debido a esto, pienso que realmente las playas no son nada saludables para aquellas personas que tienen mal los pies. Por esto se recomienda que las personas que tengan delicados los pies, no caminen descalzos por la playa o si lo quieren hacer, lo hagan con zapatillas deportivas.
Otro mito es que la deformidad de los dedos del pie como los mal llamados “juanetes”  (actualmente se denominan antepié disfuncional) o los dedos en garra, están producidos por el uso de los zapatos de tacón alto y estrechos por las mujeres. Esto no tiene ninguna base científica, ya que hay muchas mujeres que después de décadas de usar zapatos de tacón alto, tienen unos pies estrechos y preciosos. También hay que tener en cuenta que muchos hombres padecen deformidades de los dedos de los pies y en su vida se han puesto un zapato de tacón alto.
La realidad es que estas deformidades no son producidas por el uso de zapatos estrechos o de tacón alto, si no más bien…… pero bueno esto os lo contaré en próximas entradas al blog.   Asesoria Fiscal Madrid

Apr 28

¿Quién es Sigvard T. Hansen, Jr.?

Ahora al borde de los 75 años de edad, es considerado como el padre de la moderna traumatología. Sus procedimientos de tratamiento son realmente geniales y están más próximos a la física y a las matemáticas que a la medicina. Con una sólida formación en cirugía ortopédica que la adquirió tratando durante muchos años niños con problemas en los pies. Después aplicó procedimientos de fijación de las fracturas a los pacientes con problemas en los pies.

Os puedo decir que muchas de las cosas que hace son sencillamente geniales, saltándose muchas normas establecidas, lo que le hace muy diferente al resto de los traumatólogos. Todo su conocimiento se basa en una premisa filosófica definida por el filósofo Baruch Spinoza, en la que nada puede ocurrir sin que haya una causa.

Por lo tanto al aplicar estos principios una de sus frases favoritas es “figure it out and fix it” o lo que es lo mismo conoce la causa y arreglálo.

Yo que he aplicado los conocimientos que él me ha trasmitido, he podido tratar problemas que ni en sueños hubiera podido solucionar hace años. Todos mis compañeros y yo mismo le estamos muy agradecidos por sus enseñanzas

Os pongo un video editado este año, en un homenaje que le han dado el pasado mes de febrero.

Apr 20

¿Por qué nace este blog?

Pues muy sencillo, desde hace años, yo he sentido la necesidad de resolver como médico muchos problemas que me surgían día a día referente a esta parte del cuerpo. A través de un querido amigo, fisioterapeuta, empecé a meterme en este campo. Después de varios viajes a Estados Unidos, contacté con famosos médicos que habían publicado libros sobre estos temas, a mi vuelta puse en practica lo que había aprendido, pero después de hacerlo los resultados eran mediocres. Un día estaba leyendo un número de la revista Clinical Orthopaedics and Related Reseach, había leído varios artículos que contaban cosas que ya conocía, pero llegué a uno que al leerlo no entendía nada, es más me costó esfuerzo comprenderlo. Esto me produjo una sensación de interés por comprenderlo y además por saber quien lo había escrito, ya que era totalmente diferente a todo lo que conocía.

De esta forma llegué con contactar por correo electrónico con el Dr. Sigvard T. Hansen, en Seattle , Estados Unidos. Él me contestó dándome la solución a un caso clínico que le  envié. Al año siguiente le conocí personalmente en un viaje que hice Veil (Colorado). Después he realizado múltiples viajes a Seattle, casi es como si fuera mi segunda casa, donde he podido compartir con mi maestro un montón de pacientes y muchas horas de quirófano.

Curiosamente no solo todas las cosas que he aprendido de él funcionan cuando las he aplicado en nuestros pacientes, si no que el abanico de patologías y pacientes se ha abierto a unos limites extraordinarios. Y como pienso que los conocimientos no te pertenecen es por lo que yo los paso a mis compañeras y demás médicos que sientan un interés real en conocer algo sobre este campo de la medicina.