!Doctor he quitado el crucifijo de encima de la cama y he puesto una foto suya¡

Hola! esto va para Jorge “Defender”, ya que esta frase solo puede salir de la boca de un andaluz, con salero malagueño. Y es la forma de expresar su agradecimiento después de resolverle una grave secuela de fractura de calcáneo, que había sido “tratada” en un hospital público de su ciudad, con un resultado desastroso. Ahora su problema está resuelto y poco a poco va recuperando su vida normal.

Realmente expresiones como estas, son las que nos dan vida a los médicos y nos hacen seguir adelante en nuestros estudios, en nuestra formación, en salir fuera de nuestro país y aprender cosas nuevas, en desechar aquellas técnicas que se han quedado obsoletas o que no han funcionado. Se lo decimos a muchos pacientes que nosotros no podemos curar al 100% de ellos, pero que hacemos cosas que nadie hace en España, eso seguro.

El otro día he visto a un paciente con una secuela de fractura de astrágalo, que fue tratado mediante una técnica de reducción y osteosíntesis inadecuada. Lo que le ha producido al cabo de los años una degeneración moderada de su tobillo. En su ciudad visitó a varios traumatólogos para que le resolvieran el problema, todos le ofrecían la artrodesis de tobillo. Cuando él les habla de IICOP y que aqui ponemos prótesis hechas a medida en pacientes jóvenes, la contestación fue “eso lo díra el Sr. Noriega, pero es sobre el papel, seguro que no es verdad”. Cuando escuchas esto, solamente puedes pensar que, hay mucha gente mediocre en puestos de trabajo para los que no tienen categoría y si están de vuelta en la vida, es mejor que dejen paso a gente joven con más ganas de trabajar o a personas como yo, que todavía estoy de ida.

A este paciente, le podremos curar sin recurrir a fijar su tobillo y tampoco le colocaremos una prótesis, ya que su pie está en varo, o sea metido para adentro, esto se debe a una mala reducción del astrágalo, teniendo el cuello en esa posición, lo que provoca el mal alineamiento. Después de realizarle las pruebas de radiología, si quiere le operaremos y corregiremos su mal alineamiento con lo que salvará su tobillo.

Como veis es un orgullo que la gente de diga frases de agradecimiento como esta, son muchos los días que sales de la consulta encantado, solo por el agradecimiento sincero de las personas que has ayudado a recobrar una vida normal. Sinceramente el agradecido soy yo a ellos.

Be Sociable, Share!

4 thoughts on “!Doctor he quitado el crucifijo de encima de la cama y he puesto una foto suya¡

  1. Totalmente de acuerdo contigo Fernando en que hay mucha gente en puestos de trabajo sin ganas de formarse pero además haciéndote creer que son los poseedores de la verdad.

    Muchos médicos deberían tener más humildad y reconocer que no están formados en algunos temas y derivar a los pacientes a quien realmente lo está, como tu.

    Fuí desauciada y mal operada por algunos que se hacen llamar “especialistas” y que destrozaron más aun mis tobillos.

    Siempre te estaré agradecida por la estupenda labor que después hiciste con mis tobillos.

    Un abrazo

  2. Hola Marien:

    Muchas gracias por tus palabras, pero son una realidad, que lo único que te producen es lástima. Por desgracia son muchísimos los pacientes que vemos y siempre con la misma historia y es lamentable, que cuando cuentas como se solucionan estos problemas en un congreso, muchos colegas no entienden las cosas que les decimos. En fin espero que con el tiempo esto se vaya solucionando.

    Un bso muy fuerte.

  3. Perdone mi intromisión, pero me es entrañablemente grato que se haya parado en reflexionar en una simple frase hecha de todo corazón, (indudablemente no es más que una forma de hablar y de expresarse que por esta bendita tierra es de uso, unos más que otros pero es así) sin embargo usted sin perder un ápice ha captado a la perfección el fondo de esta ocurrente expresión, quisiera una vez más, y con su permiso o sin él no pararé de hacerlo, en agradecerle lo que usted ha hecho por mí, por mi familia y los que me rodean, en un momento determinado de mi vida puso luz donde solo había desesperación e impotencia, rabia, desolación, ese querer pero no poder y no terminar de creerse uno mismo lo que te está pasando, afortunadamente para mí, por mi inconformismo, por no querer creerme que en pleno siglo XXI no se podrían arreglar un puñado de huesos rotos (sin tener idea medicina) y por no querer tirar la toalla, me puse en sus manos (benditas manos) y como le comenté la primera vez que nos vimos, iba quemando naves, mi panorama en esos momentos era desalentador, física, anímica, económica, emocional y socialmente, no quería ver a nadie ni que me preguntasen por mi pié (que me pregunten ahora que ya sé donde mandarlos) en una batalla que estaba prácticamente perdida, y la ganamos, bueno la ganó usted, erigiéndose general de esa barco roto y a medio hundir que era yo en esos momentos. El orgullo es mío, de ser su paciente de haber tenido la suerte de cruzarme en su camino, de que me operara, de que arreglara mi pié, (versión 2.0) de que arreglara mi vida, lo podré decir más alto, pero no más claro ni más sincero, GRACIAS en mayúsculas, negritas, cursivas, subrayado y más grande, respecto a la segunda parte de su post. no quiero entrar ahora en valorar el “antes” de su operación, mis palabras tornarían a otros modos y me envilecerían y no quisiera ponerme a la altura de ciertos “profesionales de la medicina” que no tienen mayor preocupación que quitarse guardias de en medio y cobrar las horas que echan de más tumbados en sus sillones y para los que los pacientes (otras personas igual que ellos) no son más que un simple número de una cama de hospital, ya habrá tiempo para esos berrinches, solo comentarle que profesionales como usted hacen que uno tenga admiración por su profesión, que haberlos los hay pero que trabajito cuesta encontrarlos, sinceridad, honestidad, profesionalidad, humildad es lo que a usted le caracteriza, le animo a que lo anteponga a cualquier presentación suya.
    Por cierto ya tengo preparado el borrador de los estatutos de la Cofradía de San Fernando Noriega, para que salga el Jueves Santo junto al Cristo de los Milagros.
    Un fuerte abrazo, Jorge

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *