Hemos preservado un tobillo con artrosis de un paciente joven, mediante alineamiento y distracción artroplastia (Joint Preserving Surgery)

Hola a todos!

Si os acordáis del post de fecha 13 de Julio, os hablaba de la consulta de Barcelona, donde he comenzado a visitar pacientes recientemente. Os contaba el caso de un paciente joven con una secuela de una fractura de pilón tibial de dos años y medio de evolución. Y como le habían indicado los médicos que le trataban, el realizarle una fijación de tobillo, que evidentemente él rehusó. Pues bien hace dos días le hemos operado y creo que todo ha salido bien. Primero la fractura estaba mal reducida, ya que el pie lo tenía girado hacia fuera (rotación externa), además el tobillo estaba en varo y la tibia distal curvada hacia delante (antecurvatum). Esto desde luego es el resultado de un mal tratamiento quirúrgico previo, que ha desencadenado esta situación de artrosis de tobillo.

Con este panorama, fuimos a “coger al toro por los cuernos” y le realizamos una osteotomía de tibia distal, o sea cortamos la tibia y el peroné, para corregir de un tirón, el varo, la mal rotación  y después le colocamos un aparato distractor que se llama TSF (Taylor Spatial Frame) en el que hemos introducido una modificación para dar distracción y además permitir movilidad y  apoyo del peso del cuerpo sobre esa zona.

¿Pero por qué hacemos esto, os preguntareis? pues muy sencillo, porque esto puede curar a muchos pacientes jóvenes con artrosis  moderada de tobillo, sin que pierdan la articulación, es lo que se conoce como Joint Preserving Surgery. Todo esto se basa en los estudios de Van Valburg que demostró como el estrés mecánico de la carga inhibe la capacidad del cartílago articular de repararse, ya que está sometido a carga axial y a cizallamiento. Con la distracción artroplastia conseguimos que el cartílago se cure sin estar sometido a estas fuerzas, como además les dejamos apoyar y moverlo, pues el liquido articular nutre al cartílago dañado ayudando a su reparación.

Yo estoy contento por lo que hemos hecho y no tengo la menor duda que este paciente joven conservará su tobillo, desapareciendo su dolor y mejorando su movilidad. Nos costará unos cuantos meses, pero al final ganaremos la batalla.

Os cuento como hace pocos días otro paciente con una lesión similar, al que había indicado un procedimiento similar me argumentaba que si esa técnica era tan buena, por qué no la hacían en un gran hospital público de la ciudad. Con todo mi respeto le dije que lamentablemente hay muchos colégas que no se molestan lo más mínimo en investigar, en estudiar o en viajar para ver técnicas nuevas que salvan tobillos y que por eso no  lo hacen, por desconocimiento y por prejuicios. Nosotros ya llevamos un grupo de pacientes operados así, con unos excelentes resultados y desde luego somos muchísimo más pequeños y modestos que un gran hospital, pero os aseguro que infinitamente más peleones e innovadores.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *