Nos han invitado a hablar sobre tratamiento avanzado de la fracturas de Pilón tibial, en Pamplona

Con mucho gusto aceptamos la invitación de los compañeros del Hospital Virgen del Camino de Pamplona, para que hablemos pasado mañana, día 20, a un numeroso grupo de residentes y traumatologos del norte de España, sobre los avances en la reconstrucción de las fracturas de pilón tibial. Inmaculada Moracia y yo , salimos mañana para la bonita ciudad navarra, para contar nuestra experiencia en el tratamiento de estas lesiones. A los dos nos hace mucha ilusión, a Inma, volver a la ciudad donde estudió su carrera de Medicina, se encontrará con compañeros suyos que ahora trabajan en Navarra. Para mi, estoy encantado y algo emocionado ya que me gusta mucho hablar para residentes y médicos que están de ida en su profesión. Emocionado porque me invitan como el principal conferenciante, lo que me da un poco de apuro, ya que no me veo como un “guest start”. Lo que me divierte es la dialéctica, la confrontación sana de ideas, algo que en nuestro país es algo complicado de aceptar, ya que cuando preguntas algo a un conferenciante, parece que le estás atacando, más que intentar un diálogo constructivo.

Como sabéis las fracturas de pilón tibial, junto con los calcáneos, astrágalos y las fracturas de Lisfranc, son las más difíciles y complejas de tratar en el los miembros inferiores. Su tratamiento se debe realizar por cirujanos con experiencia y que manejen una táctica adecuada y muy reglada. Son mumerosísimos los pacientes que vemos en IICOP, tratados sin ninguna estrategia, de forma inadecuada, con sistemas poco útiles, lo que conduce a un fracaso estrepitoso y a una secuela de por vida para aquellos que han tenido la mala suerte de sufrir este tipo de lesión.

Yo creo que este tipo de lesiones primero afectan a la piel y los tejidos blandos, realmente esto es a veces lo más importante. Una vez solucionado esto, las lesiones óseas se pueden tratar al cabo de 20 días del accidente. Una meticulosa reconstrucción teniendo presente la táctica adecuada, se debe ir reconstruyendo de atrás hacia delante, colocando injerto óseo en el centro del pilón, teniendo siempre visión de la articulación del tobillo. Cuando esto se ha conseguido debemos estabilizar todos los fragmentos con tornillos pequeños y mini placas. Por último hay que sujetar todo al resto de la tibia mediante placas grandes y tornillos. Esto escrito en dos lineas, supone como poco unas cinco horas de cirugía, para que todo salga adecuadamente.

De esta forma es como conseguimos resolver muchos casos complejos, la lástima es que también muchos pacientes acuden al IICOP, con varias cirugías mal hechas, infecciones, injertos de piel mal hechos etc.. Pero siempre conseguimos curar o mejorar la situación preservando la movilidad del tobillo.

Ya os contaré como ha salido todo

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *