Una poesía sobre el pie

Hola, como veis esta parte del cuerpo a veces tan poco valorada ha llegado hasta la sensibilidad de los poetas. Gracias a mi amiga Rosa Jimenez que la ha buscado, os transcribo esta poesía que me parece maravillosa escrita por Vicente Aleixandre, premio Nobel de Literatura:

Esa huella no es beso

No es tampoco un gemido, un sollozo, una huida

Un testimonio vivo que alguien deja.

Es la huella de un pie: ¡pisada humana!

El pie o la flor, el pie o la espuma,

el pie o la gravitación total

que pesa y cruje

Allí en la huella, la suavidad de la planta

Allí la finísima estructura calcárea

La delicadeza del pétalo,

los cinco dedos que en un momento reunidos

compusieron la flor, volaron

Ahí se miran

Allí la rosa carne que tembló en la arena

pulsó, vibró el mundo, alejose.

Allí todavía el pie desnudo

Impreso como un beso a la tierra

Allí la forma esbelta que levantó

con raíz instantánea,

y un momento se abrió en un cuerpo

y dio su olor y se desvaneció.

Brilló con flor arriba, con locura suave.

Allí cabeceó, criatura justa que

hubo nacido, crecido,

brillado, desaparecido,

en el momento irrepetible de la pisada.

No os parece hermosa? a mi si, por eso os la pongo.

Hasta el próximo post.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *