El largo camino para poder curar una fractura abierta de pilón tibial

En esta semana hemos completado el tratamiento de uno de los casos más complejos que han pasado por IICOP. Os cuento brevemente la historia esta paciente sufrió un accidente de parapete en julio de 2010, tuvo una fractura abierta de pilón tibial y una fractura de tobillo tipo C3. En Almeria fue tratado inicialmente con un fijador externo y se le estabilizó el peroné, posteriormente un cirujano plástico intentó hacer un cierre de las heridas mediante un colgajo de rotación, que no solamente fue un fiasco, si no que además le quitó el maleolo peronéo y por supuesto la infección por pseudomona no se le erradicó. Como podéis ver en la primera serie de fotos el estado de la pierna derecha era espantoso, y venía con una indicación de amputación hecha por los últimos médicos que le trataron en su ciudad.

Lo que hicimos fue diseñar una estrategia a medida de este paciente: lo primero fue estabilizar la fractura mediante un fijador externo tipo A-frame, para que no se movieran los fragmentos de la fractura de pilón tibial, además de desbridar la herida y colocar antibióticos en el foco de fractura. El segundo paso fue corregir la fractura del tobillo izquierdo que estaba mal reducida y estabilizarla adecuadamente. En el tercer paso fue Alex Lovic y su equipo, unido al nuestro, don de realizó el desbridamiento completo de la lesión, su cobertura mediante un injerto vascularizado doble del serrato y piel y por otro lado un injerto también vascularizado dela parte inferior de la escápula para recrear un maleolo peroneo. Por último esta semana pasada le hemos reconstruido la fractura de pilón tibial, utilizando injerto de hueso del propio paciente, para reponer el hueso perdido en la fractura, además de realizar el alineamiento de la tibia y fusionar el tobillo en posición neutra, para que pueda volver a caminar.

Han sido cuatro meses de dura lucha con cirugías de nueve horas de duración, equipos de doce personas entre cirujanos, ayudantes, anestesista e instrumentistas. Todos hemos echado el resto, como los toreros, pero al final creo que hemos salvado la pierna del paciente y estoy convencido que volverá a caminar sobre sus dos piernas. Lo que creo que no le quedarán muchas ganas de volver al parapete. En un futuro de un par de años, le podremos quitar las placas de osteosíntesis y retirar la artrodesis de tobillo para colocarle una prótesis Agility de tal forma que recobre su capacidad de caminar.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *