Nuestros tratamientos traspasan fronteras: pilón tibial más síndrome compartimental que vino de Costa Rica

Nuevamente ponemos todo nuestro conocimiento, experiencia y resultados satisfactorios, para poder solucionar la secuela de una fractura de pilón tibial, en un paciente que tuvo un accidente de tráfico en su país Costa Rica. Este paciente tuvo un politraumatismo con una fractura de pilón tibial tipo OTA-C, clasificación de la Orthopaedic Trauma Association, quizás la más grave de las que hay, además de un síndrome compartimental de los músculos del compartimento posterior profundo de la pierna. Como siempre fue tratado por una practica que a mi juicio es errónea , que es colocar un fijador externo monotubo y reparar la fractura del peroné. Esto si no va seguido de una reconstrucción de la fractura, siempre da malos resultados con la perdidas de la articulación del tobillo.

Este paciente ha venido a IICOP desde su país, con una importante deformidad en equino varo del pie y rigidez de las articulaciones del tobillo y Chopart, sin poder apoyar el pie. Las opciones de tratamiento que le ofrecían eran muy limitadas, una posible artrodesis de tobillo, acortando la tibia, lo que daría una pérdida de longitud de la pierna y la consiguiente cojera, siendo esto el tratamiento final. Como me decía hace unos meses un directivo de una empresa que comercializa las prótesis de tobillo Salto “el problema es que para muchos traumatólogos el final de una artrosis de tobillo es la artrodesis, porque no conocen los buenos resultados de las prótesis”

El paciente que ha venido desde el otro lado del Atlántico, desea que la artrodesis no sea el punto final de su tratamiento, es un hombre joven, emprendedor y sobre todo muy luchador. Nosotros intentaremos darle la posibilidad de que el tobillo se vuelva a mover. ¿ Pero cuál ha sido nuestra estrategia de tratamiento ?

El pasado jueves iniciamos la operación corrigiendo el varo y adicto del antepie a partir de la parte media del pie, separando el tibial posterior de su inserción, este músculo estaba totalmente fibroso y si movilidad. Después iniciamos la reconstrucción del tobillo. que estaba en una situación lamentable, ya que el astrágalo estaba rotado hacia lateral y sobre todo el maleolo anterior de la tibia no existía, casi las dos terceras partes del pilón, no servían para nada ya que era una amalgama de tejido fibroso, cartílago y hueso, o sea un tejido de mala calidad para lograr la fusión. Por eso decidimos retirar todo ese tejido , no quitar longitud a la tibia y reconstruir con la parte interna de la cesta iliaca toda la cortical anterior de la tibia.

Además la parte posterior del pilón estaba en dorsiflexión por lo que tuvimos que alinearlo adecuadamente. Una vez fijados los fragmentos de hueso trasplantado, alargamos el tendón de Aquiles y procedimos a estabilizar la fusión mediante tornillos de osteosintesis, colocando el posterior llamado “home run screw” por su dificultad de colocar, parecido a la jugada más complicada del besibol. Después seguimos con una placa de osteosintesis anterior, para finalizar preservamos el peroné. ¿Por qué esto?, pues muy importante al preservarlo, podremos dentro de uno o dos años, colocarle una prótesis de tobillo, esto es, retirar la artrodesis de tobillo ya consolidada , tener un hueso de buena calidad, para después poder implantar una prótesis hecha a medida, con la que esperamos recobre la movilidad del tobillo.

Siete horas de trabajo, que han dado su fruto. La foto que cuelgo hoy es un poco fuerte pero espero no dañar la sensibilidad de mis lectores, si es así les pido perdón.

Hasta pronto

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *