Un nuevo paciente de Venezuela, con un terrible pie de Charcot por diabetes

Como otros pacientes que cruzan el Atlántico para recibir tratamiento en IICOP, a esta persona en su país no le ofrecían reconstruir su tobillo y pie, si no que por su gran deformidad la opción era la amputación o seguir con un ineficaz bitutor, que nos retraía a los tiempos de la polio en nuestro país. La situación de este paciente era realmente grave, he visto muchos pacientes diabéticos o con artritis reumatoide con pies de Charcot, pero tengo que deciros que ninguno de la gravedad de este. Acudió a la consulta con una luxación del tobillo, en la cual la tibia y el peroné estaban hacia afuera y lo que quedaba de astrágalo, calcáneo y el resto del pie iban hacia adentro. Además presentaba una úlcera cicatrizada en el borde externo del pie por un mal apoyo y había tenido otra úlcera ya cerrada en la planta del pie a la altura del cuboides.

TOBILLO Y PIE CON ENFERMEDAD DE CHARCOT POR DIABETES from Fernando Noriega on Vimeo.

Cuando no enfrentamos a estos problemas tan severos, diseñamos una estrategia similar a la que haría un ingeniero de caminos antes un talud de una montaña que se va a deslizar sobre unas casas o una carretera. Utilizan el sistema de pilotes para asentar esa montaña y que no se deslice. Pues nosotros hemos aplicado esta tecnología al pie, estabilizando con clavos de titanio los huesos que están alterados.

Cuando llego a España, lo primero que hicimos fue realizar un completo estudio de la situación de su pie, incluso de la perfusión de este. Nuestra querida angiologa la Dra. Ofelia Carrión, la estudió y confirmó lo que ocurre en todos estos pacientes, todos tienen un excelente aporte de sangre. Después le colocamos un distractor para reducir el pie.

El pasado jueves le operamos reduciendo el pie y el tobillo a su posición original y estabilizando con un clavo intramedular de tobillo y un Bolt en la columna medial, todo lo injertamos con hueso del propio paciente. El resultado lo podéis ver el las Rx postoperatorias. Si todo va bien y el paciente colabora controlando bien sus niveles de glucosa y hemoglobina glicosilada, es previsible que se cure y vuelva a caminar con un pie estable.

Ya os contaré al cabo de unos meses.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *