Alberto Díaz Mejias, sus sueños se han cumplido al colocarle una prótesis de tobillo a su hijo

Alberto Díaz Mejias falleció hace unos meses y era el padre del paciente que hemos operado hace dos días, en la Clínica Santa Elena. Este paciente tuvo un accidente hace diez años a consecuencia del cual sufrió una fractura de pilón tibial y de astrágalo. El tratamiento inicial que se le aplicó fue un autentico fracaso , ya que perdió el maleolo anterior de la tibia y el astrágalo que tuvo una necrosis parcial quedó tan ensanchado que no cabía en la pinza que hace la tibia y el peroné.

Alli comenzó un duro peregrinar por médicos y hospitales, donde no daban solución a su problema y cada vez su capacidad de caminar se iba limitando cada vez más. Fue el padre del paciente quien le dijo que viniera a Madrid al IICOP, para vernos y tener una opción diferente a la que le daban que era realizar una artrodesis de tobillo. El paciente con 33 años llegó a pensar en realizar esta operación, pero fue su padre quien ya muy enfermo y unos días antes de morir le vuelve a decir que me visite porque está seguro que le podríamos solucionar la grave lesión que tenía en el tobillo izquierdo y que poco a poco iba limitando su vida laboral y familiar.

En un hospital de  Sevilla con nombre de romeria que sea hace en una aldea de Huelva, le dijeron que no se le podía poner una prótesis de tobillo y la fijación de la articulación era la única solución, no se si porque es joven o porque es un tobillo que estaba en malas condiciones.

Bueno la realidad era bien distinta ya que en lo que quedaba de astrágalo era un hueso de buena calidad y suficiente superficie ósea para poderla colocar, donde daban por perdida la articulación subastragalina, nosotros la pudimos salvar, ya que solamente estaba rígida. Si es por la edad, nuestro avanzados criterios nos han demostrado que las protesis de tobillo se pueden colocar en gente joven, lo único que deben de tener claro es que su protesis habra que revisarla dos o tres veces a lo largo de su vida. Como os he dicho hace dos días le hemos operado realizando primero un alargamiento del tendón de Aquiles de casi 4 centímetros, también para alinear el pie que estaba en varo lo corregimos mediante una osteotomía (corte del hueso) de lateralización del calcáneo para darle al talón una posición en valgo y por último fuimos a colocar la prótesis. Como las superficies de la tibia y el astrágalo eran muy anómalas, realizamos los cortes principales de estos huesos con una sierra y a ojo, esto es, sin utilizar ninguna plantilla, colocamos los componentes de prueba y de allí la prótesis definitiva una Salto talaris, uno de los cuatro tipos de prótesis admitidos por la FDA americana, y que tiene dos componentes.

Os muestro el video que tomamos una vez colocada la prótesis la excelente movilidad que tenia el tobillo. Aquellos que no veían la posibilidad de colocar una prótesis en este tobillo se equivocaron. Yo espero que  todo vaya bien y que dentro de unas semanas la recomendación que hizo su padre unos días antes de morir, sea el final de 10 años de dolores y limitaciones, pudiendo volver a tener una vida normal en Sevilla.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *