Una sonrisa bien vale haber corregido el pie equino de este niño, su vida ha cambiado

La corrección de los pies equinos a veces son un reto para un cirujano ortopédico dedicado a reconstruir pies y tobillos, tanto de adultos como de niños. El caso de este paciente ya os lo he contado en otro post y desde luego que fue un reto, ya que si se viera desde el plan simplista se podría pensar que se podría haber arreglado con un alargamiento del tendón de Aquiles. Pero no fue así fue mucho más complicado de lo que podría aparentar.

Hoy ya con su pie corregido y plantígrado puede caminar normalmente. Si veis este dibujo que me ha hecho el mismo se pinta con el pie en equino antes de la operación y como se ve después de la corrección, si observáis no solo ha pintado el pie en posición normal, si no que donde antes no había una sonrisa ahora la hay. Creo que esa sonrisa para mi supone una gran satisfacción, ya que es la manifestación de que le hemos curado definitivamente su lesión, pero además porque nuestros sistemas de tratamiento son muy eficaces y solucionan problemas que otros no son capaces de encontrar una reparación completa.

Como os dije anteriormente, la solución no solo pasó por alargar el tendón de Auiles, modificar la posición de los huesos del retropie, si no además transponer otro músculo al dorso del pie para que el niño pueda levantar el pie por si solo, ya que cuando solo contaba tres años sufrió una sección completa del tibial anterior, que al no ser tratada adecuadamente, derivó en un pie equino muy severo y además rígido.

Ahora una vez conseguido nuestro objetivo de lograr que el pie funcione equilibrado, nosotros también sonreímos y estamos muy contentos con el resultado. Podeis ver en este video como era antes y después de la operación como camina.

Hasta el próximo post.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *