A veces las apariencias engañan y no tienen que ver con la realidad. Como salvamos tobillos inestables y mal alineados

Llevo unos días sin escribir y la verdad es que lo echaba de menos, sobre todo por el respeto que tengo a mis lectores, de darles siempre información real de los que sucede en el campo de la cirugía ortopédica de tobillo y pie. “Dichoso es aquel que mantiene una profesión que coincide con su afición”, aseguraba el escritor irlandés Bernard Shaw y os puedo asegurar que me puedo incluir entre ellos. La satisfacción que me produce ver a un paciente agradecido, por el que todo nuestro equipo ha peleado duramente, no tiene precio. Cuando al IICOP acuden personas desahuciadas como el caso que os presento, en el que ya le habían aconsejado varias veces que se fijara el tobillo y compruebas como ese tipos de consejos, se han quedado obsoletos y compruebas que los principios que aplicamos son veraces y obtienen resultados muy satisfactorios.
Os presento el caso de Manuel, levantino de mediana edad, amante de los deportes como el fútbol, cuya historia clínica está plagada de torceduras de tobillo. Esto le ha ocasionado que a lo largos de los años su tobillo se fuera torciendo hacia fuera, produciendo una importante deformidad, teniendo dolor e incapacidad para caminar.
Cuando lo vi, ya había sido operado varias veces, evidentemente sin éxito y recurría a mi, como tantos otros para huir de lo que le habían ofrecido otros médicos, dejar su tobillo fijo.
Sus radiografías pueden provocar en una persona inexperta el pensamiento que ese problema no tiene salvación y que la única vía es la artrodesis. Nada mas lejos de la realidad. Muchos tobillos que están mal alineados y con artrosis es posible poderlos salvar sin recurrir a esa anticuada operación, como es la fijación.

Cada vez me fio más de lo que me dicen los pacientes, de lo que observo en las radiografías y sobre todo de la resonancia magnética, que es una prueba muy poco útil para el pie. Y estaba convecido que una vez alineado el tobillo, este iba a funcionar adecuadamente.

Por eso alineamos el tobillo realizando una osteotomía de la tibia y peroné distales, hasta colocar sus superficies articulares paralelas al suelo, también levantamos el primer metatarsiano, para corregir el varo inducido por la mala posición de este hueso y después de retirar todos los osteofitos, vimos que el tobillo no tenia ligamentos peroneo-astragalino anterior y sobre todo peroneo-calcáneo. Por lo que sobre la marcha los reconstruimos con un fragmento del tendón del peroneo longus y de extensor largo de los dedos, dejando el principal estabilizador externo del tobillo, como es el peroneo brevis sin tocar.

Como podéis ver en las radiografías previas el tobillo estaba mal alineado, después de alineado el aspecto es diferente. Si vais al video os podéis dar cuenta la importancia de los ligamentos en una articulación como el tobillo, cuando faltan la articulación se descontrola y cuando los reconstruimos se mueve armónicamente.

Creo que es un caso para aprender.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *