Mis pilones tibiales y calcáneos catalanes

Escribo esto porque en los últimos días hemos operado a varios pacientes catalanes y en la próximas semanas lo seguiremos haciendo. Una mayoría de ellos tiene lesiones muy graves que han afectado al pilón tibial, uno o dos calcáneos como consecuencia de accidentes de alta energía. Unos fueron operados y otros no, pero el resultado final de todos ellos ha sido una mala reducción de sus fracturas y una limitación funcional severa.

Hace dos días tuvimos que solucionar una secuela de una fractura de pilón tibial abierta que se infectó, como consecuencia de esto, en el hospital donde le trataron utilizaron una técnica a mi juicio equivocada, ya que cuando hay infección y perdida de cobertura de piel, no se debe de quitar todo el pilón y tirarlo al cubo y luego como quedaba una perdida de longitud de la tibia, hacer un alargamiento. Además la cobertura hecha con piel y grasa, daba un aspecto horrible como podéis ver en la foto.

Lo lógico y lo que hacemos nosotros es salvar el pilón a toda costa, como habéis podido ver en otros posts, cuando nos ha venido un paciente con una fractura abierta o infectada, lo primero es desbridar la herida retirando todo lo que tenga aspecto malo, bien sea hueso o piel, pero después hemos colocado cemento acrílico con antibióticos en su interior y además un VAC, sistema que hace vacio. En los casos que llegan ya pasadas varias semanas, los limpiamos adecuadamente y si la infección es importante, por ejemplo por pseudomonas, directamente le hacemos una cobertura vascularizada con serrato o bien con un peroné vascularizado, que nuestro compañero el Dr. Alek Lovic, lo hace estupendamente, para luego poder reconstruir la fractura. En este paciente que os cuento,  hemos tenido que realizarle una artrodesis de tobillo, ya que habían dejado la tibia cortada encima del astrágalo, con lo que el paciente tenia un mal alineamiento en valgo y apenas podía andar. Le hemos bajado el peroné y además se ha rebajado notablemente el injerto que le habían puesto.

Pero  tenemos pacientes de Cataluña, con secuelas de fractura de dos calcáneos no operadas (?),  otro con con una lesión de la articulación de Lisfranc, sin reconstruir. Un campeón de motorismo, operado dos veces de pilón tibial y prácticamente desahuciado a acabar en una artrodesis de tobillo, cuando no se dan cuenta que si el extremo distal de la tibia no está bien alineado y paralelo a la superficie de carga, nunca funcionará y acabará degenerandose.

O como el último paciente que he visto ayer y que ha salido de un hospital de Badalona para venir a verme, donde estaba ingresado por una caída de 14 metros, donde entre otras lesiones tuvo una fractura de pilón tibial y una fractura abierta de calcáneo. Estas fueron tratadas con un fijador externo que nosotros nunca lo habríamos puesto así, sobre todo porque se puso para la fractura de pilón tibial, pero no para la fractura abierta de calcáneo, con lo cual este no fue reducido, tampoco se le puso cemento con antibióticos, ni siquiera un Vac. El resultado es una fractura de calcáneo no tratada adecuadamente, posiblemente infectada, el paciente atiborrado de antibióticos, con lo que le han abrasado las venas de los brazos, para no conseguir nada y la fractura de pilón tibial sin reducir y donde solo se ha colocado un único tornillo. Nosotros no somos infalibles y asumimos que podemos fracasar, pero no será por dejadez, falta de dedicación o innovación en nuestros tratamientos.

Como podéis ver y leer esto es solo una muestra de de algunos pacientes que tratamos. A nuestros queridos pacientes catalanes, que sepan que vamos a poner el 150 % de nuestro conocimiento, experiencia y dedicación para salvar sus pies y sus tobillos. Que no nos conformamos con soluciones mediocres y que les daremos todo nuestro cariño y dedicación.

Mirad como andaba este paciente que hemos operado, era lastimoso.

Bona nit a tots i una abraçada!


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *