Un mix muy complicado pie postraumatico + pie neurológico, el orgullo del trabajo bien hecho

Una de las cosas que hemos aprendido de nuestros viajes a Alemania, es lo que caracteriza a muchos habitantes de ese gran país, que es el orgullo de realizar su trabajo de la mejor forma posible. Realmente pienso que si en nuestro país hiciéramos lo mismo evidentemente no nos encontraríamos donde nos encontramos. El caso que os comento es el de un paciente que hemos operado, llamemosle Javier, originario del norte de España,  que tuvo un accidente muy grave de tráfico, a consecuencia del cuál estuvo tres meses en coma en una UVI, por los múltiples traumatismos que sufrió. Tuvo entre otras fracturas, una abierta de fémur que lesionó el nervio ciático y una fractura luxación de Lisfranc en el pie del mismo lado.

Es curioso observar como los principios de tratamiento de las fracturas de aplican de forma desigual, dependiendo de la parte que sea del cuerpo y además de una forma un poco absurda. Y digo esto porque cuando se produce una fractura de fémur o de cadera estas se reconstruye perfectamente, pero cuando esta fractura esta en el pie, ese principio de reconstrucción se olvida y se le colocan como en este paciente, para una fractura luxación de Lisfranc, dos agujas y “a tirar millas”, eso en algunos casos, en otros no se pelea y se da por hecho que las fracturas quedaran mal y habrá que fijar todas las articulaciones del pie. Por otro lado se violentan los principios de la osteosintesis, se supone que si se utilizan las placas y tornillos, no tiene mucho sentido ponerle luego durate 3 a 4 meses una escayola, cuando debería ser todo lo contrario, si arreglas las fracturas con esos materiales es para que puedas movilizar precozmente la articulación o el hueso dañado. Pues tampoco se hace.

En el caso de Javier, tenia una parálisis casi completa de los músculos de la pierna, salvo el gemelo y sóleo que funcionaban bien, lo que le permitía andar con este artilugio que veis en la foto y que me parece un espanto, porque realmente no cura el problema. Además como le habían puesto un par de agujas en la fractura-luxacion de Lisfranc, el paciente apenas podía andar por el dolor y la deformidad del pie.

Esta semana pasada, hemos acometido la reconstrucción del pie, le hemos realizado una operación de transplante de los tendones de la parte posterior de la pierna al dorso del pie, que aunque esos músculos no tienen actividad, actúan como un tirante para que el pie no se caiga y pueda caminar normalmente sin usar ningún dispositivo ortopédico, pero además le hemos reconstruido la articulación de Lisfranc siguiendo el principio de estabilización medial y movilización lateral.

El resultado espero que sea bueno y este paciente pueda caminar con un pie estable. Como podéis ver en las Rx que os muestro se ha estabilizado el pie y creo que mejorará muchísimo la marcha que tenia en este video,  que os muestro y que tomamos antes de la operación.

Este es un caso más de los muchos pies neurológicos que tratamos, con pie equino, como en pacientes con parálisis cerebral, traumatismos cráneo encefálico, post tumores cerebrales, hemorragias cerebrales o esclerosis múltiples, que conseguimos curar, evitar que utilicen férulas antiequino.

Como veis es posible tratar una lesión articular postraumatica y una lesión neurológica a la vez, para devolver la función a tantos y tantos pies, que siguen sometidos a tratamientos anticuados que afectan a la vida de muchos pacientes.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *