Un nuevo pie equino varo corregido, las secuelas de la polio siguen existiendo

Pues ya veis, os escribo desde Xàbia, el precioso pueblo del Mediterráneo, lleno de sol y un mar increíble. La semana pasada ha sido muy interesante por los casos que hemos tenido que resolver y los pacientes que hemos visto en la consulta. De todos los que he visto, destacaría  a un paciente, bombero del sur de España, que venia francamente decepcionado, porque después de gastárse un dineral en inyecciones de factores de crecimiento de las plaquetas,  para tratarse una lesión osteocondral de astrágalo, se encuentra con el engaño que ha sufrido por parte de los facultativos que se lo han puesto. Tengo que decimos que en nuestro pais sigue existiendo lo que yo llamo el “tíogalletismo”, en memoria de un curandero muy famoso en Toledo que le llamaban el Tío Galleta y que curaba con media galleta María, mojada en agua. Tenia cola a la puerta de su casa de gente para que la curara. Y tengo la sensación que esto se sigue haciendo en nuestro pais por parte de mucha gente que sin ningún respaldo serio científico, se lanza a poner estos productos, con mas espíritu comercial que otra cosa. Pero bueno no merece mucho la pena hablar sobre este tema.

Si volvemos a la cirugia ortopédica seria, nos encontramos con casos de pacientes con importantes deformidades de los pies provocados por causa de la polio y que ahora con cerca de 60 años, siguen con  ellos sin corregir y usando unas obsoletas botas ortopédicas o férulas antiequino absurdas. En este caso la deformidad era importante porque tenia una parálisis completa del músculo peroneo brevís y una parálisis parcial del tibial anterior. Este músculo junto con el tibial posterior y los años habían producido esta importante deformidad, como podéis ver en las fotos y que le impedía caminar normalmente.
Para corregirlo hemos alargado el tendón de Aquiles y transferido varios músculos a la parte dorsal y externa del pie, para equilibrarlo y hemos terminado con un Lambrinudi, de esta forma hemos recuperado la posición plantigrada del pie, ademas de devolverle dorsiflexion al tobillo, esto es, hemos pasado del tener solo flexión plantar a conseguir 10 grados de dorsiflexion con una flexión plantar preservada.

No tengo dudas de que esta paciente no volverá a caminar como podéis ver en el video. Una de sus hijas me ha prometido que me regalará la horrible bota ortopédica que ha usado su madre hasta ahora, para mi colección.

Hasta el próximo post.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *