Un caso más de pies deformados por la enfermedad de Dejerine-Sottas

Como sabéis hay un grupo de enfermedades que están dentro de lo que se denomina Neuropatía motosensorial hereditaria, a este grupo pertenecen enfermedades como el Charcot-Marie-Tooth o la enfermedad de Dejerine-Sottas. Podríamos decir que esta es una forma más grave de la primera, por la falta de funcionamiento de músculos como los extensores de los dedos, el peronéo brevis. Como estos músculos no funcionan los otros que si lo hacen como son el tibial posterior y en muchos casos también el tibial anterior, son los que producen poco a poco la deformidad del pie que acaba con una deformidad en equino-varo o cavo-varo. Ambas aparecen generalmente al final de la infancia y principios de la adolescencia, por lo que a medida que el paciente va ganando peso corporal, los pies se deforman más y duelen. Pero sobre todo la incapacidad que tienen para poder caminar sin ayuda de muletas o férulas antiequino.

El caso que hemos operado hace pocos días, es de un chico joven, que solo había recibido tratamiento por parte de neurólogos, rehabilitadores y técnicos ortopédicos, pero curiosamente nunca por traumatólogos. Cuando pude hablar con la rehabilitadora que lo había tratado, me dijo que en una ocasión presentó a estos últimos, el caso para que le dieran su opinión y todos la miraron extrañados, porque definitivamente no tenían ningún interés en tratarle o al menos estudiarlo o recomendar a algún especialista en resolver este tipo de enfermedades.

Descarga la Guía del Paciente de Charcot Marie Tooth pinchando aqui

Nosotros como he escrito estamos encantados de poder tratar estas lesiones y poder devolver unos pies bien alineados y lo más funcionales posibles. Si veis las fotos previas a la cirugía y las posteriores la diferencia es apreciable. En estos casos transplantamos varios tendones y realizamos operaciones como la de Lambrinudi. Pero como en todos los casos de pies neurológicos que tratamos, respetamos el funcionamiento del tobillo. La fijación del tobillo en un paciente neurológico me parece un disparate, que da malos resultados y que empeora la capacidad de caminar.

Si observáis en la fotos postoperatorias de este paciente con Dejerine-Sottas, que tomé justo al terminar la operación , el pie está completamente corregido, bien alineado, plantigrado y funcional al transplantar varios tendones al dorso del pie. Cuando terminemos dentro de pocos meses el arreglo del otro pie, estoy seguro que la vida de este paciente habrá cambiado radicalmente. Ya me ha prometido que me regalará sus botas ortopédicas, porque posiblemente ya no las usará en la vida.

Seguiremos luchando por todos estos pacientes para que mejore su calidad de vida.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *