La lucha de muchos padres para corregir los pies de sus hijos con Charcot-Marie-Tooth

Ya os he contado algunos casos de la lucha de muchos padres por tratar los problemas que sufren sus hijos en los pies. En este caso es una familia en la que dos de los hijos tienen un pie equino cavo varo, por efecto de la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth. En el caso de la niña ya había sido operada varias veces pero con un mal resultado, lo que hacia que caminara con mucha dificultad por la inestabilidad que tenia y que la provocaba caídas muy frecuentes.

Después de explorarla y ver la situación, evidentemente la dije a la madre que era necesario volver a operar los pies y ella me pidió que si podíamos operar los dos a la vez , ya que su situación económica les impedía hacerlo en dos operaciones. Por mi parte no había problema aunque suponía meterme en un quirófano ocho horas seguidas.

El siguiente paso de los padres, era recoger los fondos suficientes para afrontar todos los gastos, ya que ambos están en paro. Consiguieron organizar con la ayuda de voluntarios e instituciones un festival flamenco donde cantaores de la fama de José Mercé, cantaron de forma desinteresada.

Y el tercer paso fue realizar la operación. Hace unos días hemos operado a, llamemos Eva, de los dos pies. Ambos llenos de cicatrices que se ha intentado evitarlas. El equinismo se ha corregido mediante la operación de Lambrinudi, sin tener que tocar para nada el tendón de Aquiles. Después en los dos pies tenia hecha una triple artrodesis, pero quien lo había hecho no redujo los huesos a su posición adecuada, por lo que el astrágalo permanecía en rotación externa. Esto nos obligó a echar abajo la triple artrodesis y recolocarlos en posición corregida, después transferimos el tibial posterior al dorso del pie, le hicimos una operación de Hibbs y para los dedos del pie desde el primero al cuarto una intrínsicoplastia. De esta forma el pie ha quedado corregido, alineando correctamente y devolviendo la capacidad de levantarlo al caminar y que antes no tenia.

Como podéis ver en este video que colgué hace poco, esta forma de caminar que tiene Eva, no volverá y podrá tener una marcha infinitamente mejor.
Yo animo a los pacientes con Charcot-Marie-Tooth a que peleen y no tiren la toalla, su forma de caminar puede mejorar muchísimo si se le corrige el problema de los pies mediante las modernas técnicas que hay para tratar pies neurológicos.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *