Los limites del Botox en el tratamiento de pie equino en pacientes con parálisis cerebral

Se sabe que la parálisis cerebral es una encefelopatia estática, pero que con el crecimiento se desarrollan los problemas músculo esqueléticos, como son los pies equinos, varos y equinovaros. A parte de los problemas en la rodillas y caderas. Curiosamente los niños con parálisis cerebral cuando nacen no tienen contracturas, estas se desarrollan con el paso de los años y el crecimiento. Quizás como me decía la mujer de un paciente con unos pies equino varos por una secuela de un grave traumatismo cráneo encefálico “Doctor yo estoy convencida que si le arreglamos los pies a mi marido, le podremos poner de pie y su estado general mejorará”. Pues en los niños con parálisis cerebral pasa lo mismo , la falta de actividades voluntarias hechas de pie, contribuye mucho mas a la progresión de las deformidades que la espasticidad.

Si se empieza temprano y de forma apropiada con el uso de inyecciones de Botox, se puede evitar el tener que realizar cirugías repetidas sobre los pies y las piernas. Hacer cirugías con los niños ya mayores favorece el que se pueda realizar las correcciones en una solo procedimiento, sin necesidad de tenerlas que repetir.

El problema es cuando algunos médicos rehabilitadores piensan que con inyecciones repetidas de Botox pueden resolver todas las deformidades sin consultar con un cirujano ortopédico especializado en este tipo de pacientes. Esto produce unas severas descompensaciones músculo esqueléticas que muchas veces necesitan importantes cirugías para corregirlas.

Por ejemplo la corrección de los pies varos, es preciso hacerlas en el tiempo adecuado y no hay que intentar seguir con mas pinchazos en las piernas que no conducen a nada. Pies varos o equinovaros no responden bien al uso del Botox, sobre todo en niños con hemiplejía espástica.

Los pies varos se deben de tratar con transferencias tendinosas, antes de que desarrollen deformidades  óseas por la postura, esto suele ser sobre los 6 años de edad.

En la marcha disfuncional provocada por la diplejia espástica un error muy frecuente es poner Botox en el gemelo, cuando el problema esta en niveles proximales como son los flexores de rodilla y el psoas, por lo que es preciso solucionar esto para mejorar la marcha.

Como veis es muy importante tener muy claros los tiempos y sobre todo no abusar de la toxina botulinica que tiene su tiempo de uso para luego pasar a las correcciones de las deformidades mediante las modernas técnicas de la Neuro-Ortopedia.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *