La osteomielitis crónica de calcáneo tratada con doble injerto vascularizado de peroné

La verdad es que esta lesión puede ser una de las más complejas de tratar en cirugía ortopédica, con una historia muy larga de amputaciones primarias. Para nosotros supone un reto el tratamiento de una osteomielitis que afecte al tobillo o al pie. Hemos luchado como leones para salvar estos tipos de pies y por ahora hemos salvado varias osteomielitis de pacientes que nos han confiado su tratamiento.

Os escribo desde Fornells en la preciosa isla de Menorca, sentado tranquilamente frente a su bahía. El pasado día dos de agosto, nos volvimos a meter casi once horas en quirófano, para intentar salvar el pie de uno de nuestros pacientes de Barcelona. Los seguidores de este blog, recordaran el caso del paciente con una secuela de una fractura de pilón tibial y de calcáneo, esta última infectada. A pesar de nuestros intentos la efectividad del primer tratamiento duró tres meses, el paciente volvió a tener dolor en el pie y un abultamiento que abrimos saliendo pus.

Después de seis semanas de haber realizado un desbridamiento completo del calcáneo y de haber colocado un espaciador de cemento. Nos volvimos a juntar el equipo de Alex Lovic y el nuestro para solucionar definitivamente el problema.Extrajimos casi todo el peroné con su doble pedículo de arteria y vena de la pierna contraria al pie lesionado. Después abrimos una incisión medial que habíamos hecho en las cirugías previas, extrayendo el espaciador de cemento y realizando un nuevo desbridamiento, a pesar de que el hueso tenia un aspecto excelente.

A continuación cortamos el peroné en dos trozos un más largo y otro como de 3 centímetros, ambos conectados con su pedículo vascular. Después lo introdujimos en la cavidad que habíamos creado apoyandolo en la tuberosidad anterior y en la posterior que habíamos dejado preservando la inserción del tendón de Aquiles. Por último se realizó una microsutura de la arteria del peroné a la arteria tibial posterior y de dos venas a las venas que van en el paquete mascullo nervioso posterior del pie, rellenamos los huecos con injerto esponjoso y se cerraron todas las incisiones.

Como observáis en las radiografias el aspecto es sorprendente, también podéis ver un pequeño videoclip donde se puede ver como el Dr. Lovic realiza la sutura vascular con una absoluta maestría. No tengo ninguna duda que el paciente definitivamente se curará, ya tenemos experiencia de otros casos.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *