Aún en los casos más difíciles conseguimos corregir un pie equino cavo varo por una neurópatia de Dejerine-Sottas y hacerlo plantigrado

Pedro, llamemos así, es un paciente de la Mancha que padece lo que se llama Neuropatía Hereditaria motosensorial tipo 3 o enfermedad de Dejerine-Sottas. El pasado 30 de Mayo, día de mi santo, por cierto, le operamos del pie derecho que estaba muy deformado.

Tenía unos pies equino cavo varos, de larga evolución y que solo había sido tratado con botas, plantillas y algo de fisioterapia. El paciente, que es un adulto, apenas podía caminar descalzo debido a su debilidad muscular pero sobre todo, lo más llamativo era  la falta de estabilidad para estar de pie y descalzo, necesitaba de dos personas para poder andar. Calzado con unas horribles botas caminaba mejor.

La verdad es que no era un caso fácil, otros médicos que le habían visto en su ciudad, solo le decían que siguiera con las botas o como mucho fijarle el tobillo. Pero la realidad es bien distinta siguiendo las pautas de la moderna Neuro-Ortopedia, diseñados una estrategia de tratamiento para corregir la importante deformidad.

 

 

 

 

 

 

En estos casos se actúa tanto a nivel de los huesos del pie, pero como os he dicho respetando la movilidad del tobillo y lo más importante trasplantando tendones de la planta del pie al dorso para que actúen como motores para que el pie no se caiga y lo levante al caminar, de esa forma el podría tener un pie estable.

Creo recordar que tardamos casi 5 horas en la corrección del pie, el Dr. Arkel González, la enfermera Patricia Pérez y yo , estuvimos luchando para conseguir la corrección. El postoperatorio transcurrió sin dolor, ya que apenas tomó analgésicos. comenzó su fisioterapia a los 15 días y a las doce semanas le retiramos la inmovilización.

Ayer estuvo en el IICOP para una revisión, anda con una zapatilla deportiva, habiendo abandonado la bota que llevaba, su sonrisa y la de su novia, me producen una gran satisfacción, por haber conseguido que vuelva a andar con su pie normal. Dentro de pocos días le llevaremos otra vez a quirófano para corregirle el otro pie, yo espero que todo discurra de igual manera que con el primero, sé que será difícil. Pero recordando al filosofo cordobés Séneca que dijo:

No nos atrevemos a hacer muchas cosas porque son difíciles
Pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas

Como podeís ver en este video, no es nuestro caso, como caminaba antes de operarle del pie derecho y como camina ahora.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *