El abrazo final

Ya sabéis, porque lo he escrito que me gustan los abrazos y los besos. El pasado viernes pude comprobar que no pierdo facultades porque una de mis pacientes con una secuela de pie equino varo, vino a revisión con su marido. Cuando la puse de pie y ella comprobó que su pie era plantigrado vi que su cara cambiaba y que sus ojos se volvían vidriosos. Pudo contener la emoción, pero al despedirnos en la sala de espera de IICOP, ella quiso darme un abrazo y me lo dio, muy entrañable, noté como su cuerpo se apretaba contra el mío, en señal de agradecimiento.

Realmente para mi esto es emocionante y tengo que confesar que me encanta poder abrazarme a mis pacientes. Por mis manos han pasado casos realmente graves, muchos de ellos con cirugías previas fracasadas. Recuerdo ahora una anécdota de otra de mis pacientes Deborah, que después de operada me pidió por favor si me podía dar un abrazo, esta chica de Barcelona, me expresó de esa forma su gratitud. Ella quizás fue la pionera en este tipo de agradecimientos y luego han venido otras historias en las que los pacientes agradecidos te demuestran realmente su amor y gratitud. Para mi puede ser un 70 % de lo primero y 30% de los segundo, ya que sin lo primero no existe lo segundo. Es un amor que yo trato de darles y que ellos me devuelven a veces un poco cortados y cohibidos porque los médicos yo sé que imponemos respeto. Cuando ya han pasado esta barrera se encuentran felices, sonrientes con una sonrisa plena, llena de luz, de simpatía y sé que de una amistad preciosa y perpetua.

Ellos me devuelven con creces lo que yo les he dado por mi vocación y por mi profesión. Sus regalos cargados de cariño son a veces explendidos, no en si por el valor, si no por la ilusión que se ha puesto al comprarlos o al traerlos o al escribir las dedicatorias. Nuestro mundo a veces es muy pequeño casi un mundo de ratones, a veces muy listos, hasta hablan idiomas!!!, y en su pequeñez, destacan estos valores que describo. En mi paso por sus vidas, les ayudo a curarse, les doy consejos que creo que son útiles y ellos siguen su propia vida, con sus sueños, sus emociones y sus ilusiones.

Yo les doy un abrazo final y saben que siempre les llevaré en mi recuerdo y en mi corazón.
Gracias


Be Sociable, Share!

2 thoughts on “El abrazo final

  1. Por experiencia propia, he de decir que gracias a usted y todo el equipo, haceis que vuelvan los sueños, las ilusiones y las ganas de seguir siendo fuertes, creame que tanto mi familia como yo por supuesto le llevo y le llevare eternamente en el corazon. GRACIAS INFINITAS UN ABRAZOOO!!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *