Os sorprendería ver que un pie funciona muy bien con cuatro dedos solamente

Hemos tenido hace unas pocas semanas una paciente, de fuera de Madrid, que vino con un antepie disfuncional y unos dedos en garra, producidos por el acortamiento del gemelo. Además ella tenía una patología de fondo que es una vasculitis con microangiopatia distal. La verdad es que no teníamos muchas opciones ya que habíamos probado tratamientos conservadores como siliconas, zapatos especiales, plantillas etc.. Nosotros valoramos mucho operar o no a esta paciente por la patología que tenia. Consideramos que operarla era la única opción adecuada para solventar este problema que la afectaba para caminar.

1 Se programó la operación para los días siguientes, esta fue bien, y que se realizó un alargamiento del gemelo y luego una intrínsicoplastia del segundo dedo. El postoperatorio transcurrió sin problemas, pero a los pocos días el dedo empezó a ponerse oscuro, hasta llegar a necrosarse sus dos terceras partes. Esto se debió a la enfermedad vascular que afecta a esta paciente.

Realmente cuando llegas a esta situación las opciones para salvar el dedo son nulas, por lo que hay que recurrir a la amputación. Lo más fácil es amputar el dedo necrosado y dejar el hueco en el pie, pero esto que es lo que más frecuente se ve cuando se realizan estas amputaciones, no es lo mejor para el paciente ni desde el punto de vista funcional, ni estético, ya que al no existir el segundo dedo, tanto el dedo gordo como el tercero ocuparan el espacio dejado por el dedo amputado, lo que traerá consigo problemas con los dedos a la hora de calzarse y además suele aparecer un doloroso callo en la cabeza del metatarsiano que no tiene dedo.

2A 3Por esa razón tomamos la decisión de amputar no solamente el dedo necrosado, si no que además realizamos una amputación del 2º metatarsiano, de tal forma que cerrando el espacio que deja este, nos queda un pie más estrecho, funcional y desde el punto de vista estético mucho más bonito que dejando el hueco.

Es posible que esto no sea una cirugía muy apreciada o que no os guste ver la imagen de un dedo necrosado, pero en los pacientes nuestros que la hemos realizado el resultado ha sido muy satisfactorio, devolviendo al pie un aspecto mejorado. No deseo tener que realizar esta cirugía muchas veces pero desde luego creo que es una magnifica solución para resolver este tipo de problemas de una forma adecuada.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *