Le haremos andar a este paciente con parálisis cerebral, después de corregir la contractura en flexión de la rodilla y su pie plano

Otra semana complicada ha pasado, pero estamos satisfechos por el trabajo bien realizado y del cual esperamos recoger sus frutos en los próximos meses. Ya sabemos que los pacientes con parálisis cerebral son un reto para un cirujano ortopédico, ya que requiere pensar. Y con esto no digo que otras lesiones que afectan a los huesos y articulaciones no requieran pensar, pero lo cierto es que son generalmente mucho más automática y rápida la decisión sobre lo que hacer. Casos como una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla, pues no se necesita pensar mucho sobre su sustitución.

1 2Pero cuando te enfrentas a casos de pacientes neurológicos o con parálisis cerebral, sabes que tienes que diseñar una estrategia de tratamiento adecuada, ya que una equivocación en la valoración muscular o en la corrección de un mal alineamiento del pie o de la pierna, puede traer consecuencias desastrosas para el paciente. En el caso de los pacientes con diplejía o tetraparesia espástica por parálisis cerebral, si cortas los tendones flexores de la rodilla en una contractura en flexión, lo más probable es que acabe con una hipertensión de la rodilla y una inclinación anterior de la pelvis, lo que le provocaría aún más dificultad para caminar.

34Pues teniendo esto presente es como nosotros hemos diseñado una estrategia de tratamiento en este paciente con tetraparesia espástica que ha venido de Galicia. Él, como podéis ver en el video, puede caminar con ayuda de sus padres, pero con mucha dificultad ya que tiene una contractura en flexión de la rodilla de unos 30º y unos pies planos y valgos, también por un acortamiento del gemelo. Es evidente que este paciente adulto joven tiene este problema como tantos pacientes pediatricos y desde luego si nos hubiéramos limitado a realizar un alargamiento de los tendones flexores de la rodilla, nunca hubiéramos podido corregir el problema. Por eso lo que hicimos fue una osteotomía (corte del hueso) de la parte distal del fémur de extensión, con lo que corregimos la deformidad de la rodilla. Además la rótula la tenia elevada por lo que tuvimos que hacer un descenso de la rótula para que cuando ande, el músculo cuadriceps pueda volver a funcionar sin problemas. Después una vez arreglada la rodilla, nos bajamos a la pierna para hacerle un alargamiento del gemelo, para terminar le corregimos el pie plano mediante una fusión posterior. Podéis ver como tenia la rodilla antes y después de la operación.

Con todo esto conseguimos un correcto alineamiento de la pierna y del pie. Dentro de unos meses haremos lo mismo en la pierna izquierda, una vez que se haya curado la derecha y terminaremos con el alargamiento de los músculos alrededor de la cadera. De esta manera esperamos que dentro de unos meses nuestro paciente gallego vuelva a caminar por él solo y sin ayuda de sus padres.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *