Otro caso de pie equino varo congénito corregido en una paciente adolescente

Hace unos días os escribía un post, donde una paciente con secuela de pie equino varo congénito nos agradecía el haberle corregido su deformidad y que este dejara de doler, después de haber sido operada en un hospital de su ciudad varias veces. Pues esta es la historia de otra paciente de Barcelona, adolescente que nació con un pie equino varo idiopático o también llamado congénito. Los padres la llevaron al médico e inicialmente fue tratada con escayolas. Como ya os he dicho este tipo de tratamiento conocido como método Ponseti, no es infalible y según sea aplicado puede dar lugar a que el paciente no se cure.

B APosteriormente con más de 10 años, fue operada en un hospital infantil de la ciudad, pero sorprendentemente la técnica que aplicaron fue incorrecta, ya que no corrigió los dos problemas que presentaba: uno el mal alineamiento en varo y aducto y sobre todo no devolvió la movilidad al tobillo en dorsiflexión que tenía perdida, ya que el astrágalo se había hecho plano como consecuencia de un tratamiento con escayolas mal realizado. Hay muchos casos que nosotros vemos, donde los médicos que los han operado, aplican técnicas tan anticuadas, que llama la atención la poca puesta al día de estos, ya que si viajaran fuera de España podrían aprender en centros especializados, como se tratan este tipo de secuelas. Parece como si fuera una cosa habitual en muchos de nuestros casos, pero os puedo confesar que esto es una realidad, como en nuestro Instituto un gran porcentaje de pacientes, viene con secuelas de cirugías previas, que si se hubieran realizado correctamente no se hubiera llegado a la situación que presentan.

C DPues así lo hicimos el pasado mes de Julio, le corregimos el pie tanto en su alineamiento como en su movilidad. ¿Y como lo hicimos? Pues mediante cirugía reconstructiva, en la que inicialmente debimos de liberar el paquete vasculo nervioso posterior, que estaba atrapado por las múltiples cicatrices de las cirugías previas, si no liberábamos esto cualquier corrección haría que se viera comprometido el riego sanguíneo y la inervación. Después retiramos dos fragmentos de tornillos rotos que se habían dejado en el astrágalo y que dificultó mucho la operación porque hubo que extraerlos. Terminando con la corrección de los huesos y el equilibrado de los músculos.

Hoy ya han pasado algo más de 3,5 meses y el pie está totalmente corregido, está alineado y su tobillo puede tener dorsiflexión, aunque nos queda todavía unos meses de fisioterapia, no tengo la menor duda de que todo irá bien y esta paciente volverá a caminar sin problemas.

Ya se que hay gente que nos critica por las cosas que hacemos, no recibimos un elogio unánime. Pero este es el precio que pagamos por no ser invisibles, anónimos y hacer muchas cosas que para nuestros pacientes son extraordinarias.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *