El paciente venido de Grecia, para que le tratemos sus pies deformados por Charcot-Marie-Tooth

καλωσόρισμα, (leído Telomera) o en español ¡Bienvenido! a España, nuestro paciente griego ha elegido al IICOP, para que le tratemos su pies deformados por la enfermedad. Realmente más que por Charcot-Marie-Tooth tiene todo el aspecto de ser un caso de Dejerrine-Sottas, que es una variedad aún más grave en cuanto a la afectación de los miembros inferiores. Nuestro centro poco a poco se va haciendo referencia mundial en el tratamiento del las deformidades de los pies por enfermedades neurológicas, ya que tenemos pacientes venidos de tres continentes.

B ACon sus 19 años, su historia empieza hace seis, con problemas a la hora de caminar por la inestabilidad de los pies, además de por tener luxaciones recidivantes de la rotula izquierda, por la que fue operado en su país para evitar la salida de la rótula de la tróclea del fémur. Posteriormente la consabida peregrinación de médico en médico para intentar resolver el  problema que tenía para caminar. Sus caídas frecuentes le dificultaban mucho la posibilidad de desplazarse al colegio o a otros sitios, lo que preocupaba mucho a sus padres. Le prescribieron férulas para poder caminar, que apenas pudo utilizar. Ya por último, le dijeron que la solución pasaba por hacerle solamente una triple artrodesis.

1 3Como en tantos casos los padres “peleones” no se vinieron abajo y siguieron buscando la mejor solución para su hijo. Yo no sé si a través de la Sociedad Italiana de Charcot-Marie-Tooth o por que camino, el caso es que hace unos meses contactaron con nuestro Instituto y conmigo, para relatarnos cual era la situación, después vinieron las fotos, los vídeos y las radiografías…. y aterrizó en Madrid. Podéis ver en el video como precisaba ayuda para caminar.

El pasado miércoles le hemos operado y reconstruido su pie izquierdo, empezando por la tibia alineándola adecuadamente, pasando por el retropie hasta llegar a los dedos, corrigiéndolos todos, Hemos transferido varios tendones de músculos funcionantes al dorso del pie para que no se le caiga al caminar, le reparamos una rotura de los ligamentos externos del tobillo, consecuencia de la última caída e incluso le hemos hecho un trasplante de piel, que extrajimos de la pantorrilla para evitar demasiada tensión en la parte anterior del pie, una vez que lo corregimos. Ahora su pie ha crecido de tamaño, está bien alineado y no tengo duda de que volverá a caminar normalmente cuando le corrijamos el otro pie, dentro de unos meses.

Hasta el próximo post


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *