De los pacientes con pies equino varos por distonía, a los pies equino por Guillain-Barré

Hace unos días me escribía un correo electrónico una persona preguntándome el casos de su hijo, que había sido operado en un país de Latinoamerica y que la operación no había conseguido reparar la lesión que el niño padecía en los pies. Ella me preguntaba si yo había tratado pacientes con distonía. Mi contestación fue que si. Las distonías son trastornos del movimiento en la que contracciones musculares sostenidas causan movimientos repetitivos involuntarios que se traducen en posturas anormales. Estos movimientos, pueden afectar a un solo músculo, a un grupo de músculos como los de  las piernas o el cuello,  incluso al cuerpo entero.
Este es el caso del paciente a los que mis seguidores reconocerán, ya que acudió al IICOP con unos pies equino varos tremendos, como consecuencia de un traumatismo craneo-encefálico ocasionado por un accidente de tráfico, que le hizo estar en la UVI cerca de nueve meses y le produjo una distonía y una severa deformidad de los pies. Ahora ya pasados unos meses desde la corrección del segundo pie, el paciente está recuperado y es capaz de andar de forma plantígrada, gracias a que hemos corregido sus pies completamente, mediante transplantes tendinosos y fusiones limitadas de unas articulaciones del pie. Como podéis ver en el video su mejoría es  increible, estamos muy satisfechos tanto su él como su familia y nosotros.

El otro caso es una paciente pediatrico que tuvo a los 4 años un síndrome de Guillain-Barré, que le produjo una severa afectación de todo el cuerpo, tanto de las manos como de los pies. Es una lesión autoinmune donde el sistema inmunitario del cuerpo ataca a una parte del sistema nervioso periférico, perdiendo los músculos su capacidad de respuesta, paralizandose algunos de los grupos musculares. En este chico que ahora es preadolescente, la afectación es en ambas piernas y sobre todo en el grupo de músculos anterolaterales, esto es tibial anterior, extensor común de los dedos y extensor largo del dedo gordo. La consecuencia de esto es la aparición de una deformidad en equino de ambos pies. Esto le produce inestabilidad, por lo que sufre caídas frecuentes, dificultad para caminar y un excesivo consumo de energía. Todo esto hace que el caminar para él sea complicado. Su corrección deberá ser dinámica y estática, esto es, dinámica transfiriendo músculos que funcionan al dorso del pie y estática realizando una fusión limitada de unas pequeñas articulaciones del pie para que funcione de forma adecuada. En el video os muestro la forma de caminar de estos pacientes tan característica del Guillain-Barré.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *