A pesar de la dificultad hemos reconstruido un pie cavo varo por espina bífida en un paciente pedíatrico

Esta mañana mientras veía a una niña de 4 años con unos pies planos por un síndrome de Rubinstein-Taybi, les comentaba a los padres la experiencia nuestra en el tratamiento de pacientes pediatricos y adultos con deformidades de los pies provocadas por enfermedades neurológicas o síndromes poco frecuentes. Los padres me comentaban lo difícil que es tener una información real sobre los problemas en los pies causados por enfermedades como esta.

A BCon los pies deformados por espina bífida o mielomeningocele pasa algo similar. Como sabéis dependiendo del nivel en la columna donde se haya producido la lesión se ven más o menos afectación. Esto es, si la lesión ocurre a nivel de la primera vertebra lumbar es posible que no pueda caminar por la parálisis de los músculos que mueven la pierna y el pie. Si es a nivel de de la última vertebra lumbar y primeras sacras, la lesión se limita a los músculos del pie.

Ayer a las 8:30 de la mañana empezamos la reconstrucción de un pie cavo varo por espina bífida, esta paciente presentaba un deficit de funcionamiento del músculo tibial anterior, peroneo brevis y del complejo gemelo-sóleo.

DEsta paciente además de la deformidad presentaba una perdida de sensibilidad en la planta del pie y tenía un callo inmenso en la parte externa del pie, que bien podría terminar en una úlcera como en tantos casos de mielomeningocele. No fue fácil ya que tuvimos que alinear la tibia para que el pie se pudiera corregir, después fusionamos una sola articulación de la parte media del pie, arreglamos los dedos mediante transplantes tendinosos y por últimos transferimos tendones al dorso del pie para que lo pueda elevar bien y al tendón de Aquiles para reforzarlo y que deje de ser débil y la ayude a caminar bien dentro de pocas semanas.

Ya os lo contaré!!!


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *