¡Al vertedero! los viejos aparatos y la gomaespuma para la piernas, al haber curado unos pies cavo-varos post encefalitis por sarampión

Siempre que aparece un paciente con unos pies neurológicos de este calibre, siento una especial emoción, porque suelen ser en muchas ocasiones muy deformes. Escuchando la historia que me cuentan, veo por todas las vicisitudes por las que han pasado desde que la enfermedad que padecen, empezó a deformar su pies.

AA BBSon historias interesantes, a veces plagadas de tratamientos que me parecen en pleno siglo XXI, algo disparatados, es como “regreso al pasado” como si fuera Michael J. Fox, viendo tutores de hierro y cuero, gomaespumas para proteger las piernas de las rozaduras de los dispositivos ortopédicos. Pero sobre todo lo importante es ¿como puedo diseñar una estrategia de tratamiento, que pueda solucionar este problema? y ese es el reto y la emoción de poder solucionar muchos de estos pies deformados.

Descarga la Guía del Paciente de Charcot Marie Tooth pinchando aqui

CCA las pocas semanas, ya en el quirófano el reto está servido y trabajas duro para que el sueño de estas personas, tantas veces perseguido, se haga realidad. Ya os dije que IICOP, es una fabrica de sueños y que muchas veces conseguimos que estos sean una realidad. Muchas personas nos agradecen a veces diciendo unas pocas palabras lo que has hecho por su familiar, pero sobre todo yo me fijo en la mirada y en la sonrisa, a veces tímida, con la que expresan su gratitud.

Esta paciente estuvo afectada a los pocos meses de nacer, por el sarampión, en ella la enfermedad se manifestó de una forma agresiva, provocando una encefalitis que derivó en una parálisis de los músculos de ambas piernas. Los años pasaron y los tratamientos aplicados no cambiaron mucho y de hecho el día que yo la ví por primera vez, usaba este arcaico bitutor en la pierna derecha y la izquierda forrada de gomaespuma. El bitutor lo llevaba teóricamente por la falta de fuerza del cuadriceps, ademas de una cazoleta que le sujetaba el pie. Su capacidad de caminar sin los aparatos era muy difícil como podéis ver en el video.

E DLa operamos de los dos pies a la vez, en un sola sesión quirúrgica y como en otros casos alineamos la tibia y el peroné, para seguir con el pie corrigiendo la deformidad en cavo-varo a nivel de los huesos de la parte media y del talón, después transferimos varios tendones al dorso del pie para dinamizar la reconstrucción y terminamos arreglándole algunos dedos que estaban deformados. Ahora cuando han pasado pocos meses de la reconstrucción, ella ha vuelto a caminar sin los tutores, con sus pies plantígrados y por supuesto los aparatos han acabado en la basura. En unos cuantos meses entre su fisioterapeuta y su entrenador personal hayan recuperado la musculatura, estoy seguro que será independiente para caminar, conducir y hacer una vida muchísimo más normal que desde hace más de cuarenta años. Mañana cuando empecemos a operar a una paciente con Charcot-Marie-Tooth que ha venido de Colombia, me acordaré de la sonrisa de agradecimiento de la paciente con encefalitis y de su madre.

¡Al vertedero con los anticuados aparatos!


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *