El tesón, el esfuerzo y el conocimiento nos ha llevado a poner un punto final Feliz en un caso de fractura de pilón tibial infectada

Esta es una larga historia con un final feliz, por así decirlo muy feliz. Empezó hace cuatro años cuando el protagonista de este relato tuyo un accidente de parapente, sufriendo una caída que le produjo una gravísima fractura abierta conminuta del pilón tibial derecho y una fractura abierta del tobillo izquierdo.

12 Inicialmente fue tratado en Almería, pero ante el mal pronostico que tenían las lesiones, llegaron a recomendarle una amputación de la pierna derecha. Cuando vino al IICOP, gracias a su “peleona” mujer, entró en la consulta en una camilla. El aspecto de su pierna derecha era terrible, con dos heridas abiertas e infectadas en la pierna derecha, la fractura sin reducir e infectada por una pseudomona. En la pierna izquierda la fractura de tobillo estaba mal reducida con el astrágalo desplazado lateralmente.

3 4El camino a recorrer fue complicado y largo, poner un fijador externo en la pierna derecha y limpiar las heridas. Posteriormente se realizó la retirada de la piel y el tejido infectado, para con ayuda del Dr. Alex Lovic, realizar un injerto de serrato vascularizado junto con la parte inferior de la paletilla, que nos sirvió para recrear el peroné que habían quitado. El siguiente paso fue reconstruir el tobillo izquierdo y sobre todo la fractura de pilón tibial reducirla y estabilizarla, realizando injertos óseos múltiples y una artrodesis de tobillo.

5 6En los siguientes meses, el tobillo izquierdo se volvió doloroso, por lo que le sustituimos la articulación por una prótesis de tobillo tipo Salto talaris. Por último a primeros de este año, le quitamos todo el material de osteosíntesis de la tibia derecha, procediendo después a retirar la artrodesis de tobillo y colocarle una prótesis de tobillo tipo Inbone 2.

 

Ahora después de cuatro años de sufrir y pelear, hemos puesto punto final a este tratamiento que le ha devuelto al paciente la movilidad de ambos tobillos, la capacidad de tener una vida normal, practicando deportes y sobre todo le ha devuelto la felicidad. Como en los cuentos, esta historia tiene un final feliz para todos, para el paciente (podéis ver su testimonio), para su brava esposa y para nosotros los médicos que hemos superado un gran reto y curar este complicado caso.

Final Feliz!!!


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *