Después de la retirada de la artrodesis de tobillo, sustituyendola por una prótesis Inbone 2, la paciente vuelve a bailar sevillanas

 

Hace poco un paciente vino a verme a Barcelona, porque después de un accidente había tenido una fractura de pilón tibial que no fue reducida adecuadamente. Esto derivó en una artrosis de tobillo, por lo que volvió a ser operado realizando una artrodesis de tobillo. El problema es que el médico que le operó no debía tener mucha experiencia ya que dejó el pie en equino y rotación externa. Todo esto le provocaba unos serios problemas para caminar, así como dolor. Cuando le vi por primera vez le confirmé la mala posición del pie y la necesidad de reparar esta situación, pero no con una nueva artrodesis, sino retirando la artrodesis y colocándole una prótesis de tobillo. Esto debió sorprenderle por lo innovador del tratamiento.

2 1Hace unas semanas, volvió a la consulta y venia a contarme que fue a un hospital público y a que ahí un especialista de pie y tobillo, le había dicho que la única solución era realizar nuevamente la artrodesis de tobillo. Cuando el paciente le comentó lo que le había dicho yo sobre retirar la artrodesis de tobillo y colocarle una prótesis, la respuesta del facultativo fue “eso nunca funciona y da malos resultados”. Es respetable esa opinión, pero desde luego está basada en la poca experiencia y en el miedo, porque la realidad es bien distinta como os voy a demostrar.

Esta paciente de Las Palmas, tenia una larga historia de dolor después de un traumatismo de tobillo, por lo que le hicieron una artrodesis para solucionar el problema que tenía. Durante varios años después, la paciente aguantó con dolor hasta que llegó un punto en el que no podía caminar sin dolor, incluso le impedía bailar sevillanas, que es su gran pasión.

4 3Cuando la vi le dije que no había ningún problema para retirar su artrodesis y sustituirla por una prótesis de tobillo, que la quitaría el dolor y sobre todo la devolvería la capacidad de caminar y bailar. Hace unos meses hicimos la operación, colocándola una prótesis tipo Inbone 2 y después de unas semanas de recuperación, ella ha vuelto a caminar sin dolor, ha hecho un largo viaje, ha recuperado la movilidad de la articulación que le había fijado y sobre todo ha vuelto a bailar.

Como veis, a veces se da información por algunos colegas que es incorrecta y que condena a las personas ha estar con un tobillo rígido de por vida, con las limitaciones que esto conlleva. Para demostrar que se les puede devolver a muchas personas la capacidad de caminar sin limitaciones os muestro el testimonio de esta persona que como veis vuelve a tener su vida normal.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *