Siempre hay una posibilidad para tratar a los pacientes con espina bífida, con problemas de mal alineamiento de sus piernas y pies planos

La espina bífida y el mielomeningocele son problemas que se producen por la falta de cierre de la columna vertebral en el periodo embrionario de las personas. Como consecuencia de esto, en el desarrollo y dependiendo del nivel de afectación bien de la columna lumbar o a nivel sacro, se producen lesiones de los nervios que van a las piernas. Derivado de esto, hay una parálisis de la musculatura de las piernas, deformidad de estas con mal rotación del fémur o de la tibia distal y pies plano valgos o pies equino varos, además aliñado con perdida de sensibilidad de la planta de los pies, lo que hace que de forma frecuente aparezcan úlceras.

La corrección de muchos de estos problemas, no consiste en colocarles ortesis más o menos largas, o una cirugía, para corregir una obvia deformidad física, sino que presupone un amplio conocimiento y comprensión , con todo el sustrato biológico, etiológico, emocional y psicológico que influye en los niños y adolescentes que lo padecen, sus padres y el ambiente en el que se mueven. Nosotros en el IICOP, valoramos profundamente todos estos factores y tratamos controlar todos ellos para lograr el éxito de los procedimientos de reconstrucción que aplicamos.

Cuando realizamos una cirugía siempre seguimos los mismos principios corregir el mala alineamiento de las piernas, bien con osteotomías de fémur distal o proximal, cuando hay un aumento de rotación externa de la tibia distal realizamos una osteotomía desrotatoria interna y si nos encontramos con un pie plano valgo o un pie equino varo también lo corregimos. Todo esto tiene una importante repercusión a la hora de recuperar un cinética y una cinemática adecuada en la marcha, volviendo a caminar con estabilidad y sin tener problemas a la hora de calzarse por ejemplo zapatos normales. Además todo esto hará mejorar de una forma importante la función de la rodilla, ya que está bien alineada.

Aquí os muestro un claro ejemplo de lo que os digo, como una paciente ya adulta, ha sido tratada de una forma no adecuada para los estándares actuales, su marcha es muy anómala tambaleante, sus tibias en rotación externa y unos pies planos valgos muy acusados. Todo esto hace que consuma mucha energía a la hora de caminar, por lo que el cansancio aparece muy temprano. Después de estudiar sus caderas, la solución será alinear la tibia a nivel distal y reconstruir los pies con transferencias tendinosas, para que estén bien alineados, plantígrados y funcionales.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *