Hay que trabajar duro en quirófano para corregir un pie cavo varo por espina bífida

Hace cuatro meses nuestra paciente, llamemosla Esmeralda, lloraba como una “magdalena” porque no quería por nada operarse de su pie izquierdo, supongo que sería por miedo a lo desconocido o por temor al dolor que podría sufrir. Hoy la he visto en la consulta y venía un poco seria, pero al final ha sonreído, porque su pie izquierdo ya no le da problemas, porque se lo hemos operado corrigiendo todas las deformidades y equilibrando sus músculos.

A1 A3 Ella nació con espina bífida, de la que fue tratada en sus primeros años de vida, pero sus pies se deformaron, sobre todo el izquierdo transformandose en un pie calcáneo cavo varo, con unos dedos en garra, una úlcera en la parte externa del pie. Esto le alteraba su vida para ir calzada, para caminar. Como en otros pacientes que tratamos y que padecen espina bífida o mielomeningocele, se le realizó una valoración del alineamiento de sus pies y sobre todo del funcionamiento de los músculos de sus piernas. En ella, los músculos gemelo y soleo eran muy débiles con lo que el despegue del pie del suelo se realizaba con mucha dificultad, la úlcera que ya os he contado antes y unos terribles dedos en garra. Todo esto lo podéis ver en  las fotos y en el video que tomamos antes de la operación.

Todo esto cuando hablas con los padres y les preguntas como es posible que haya pacientes de estas edades con estas deformidades sin ser tratadas, en un país como el nuestro. Te hace pensar la poca cualificación que existe en muchos hospitales públicos, de algunos facultativos para tratar este tipo de problemas, dando soluciones absurdas, fruto muchas veces de la escasa formación que reciben. Si reflexionamos sobre esto, te das cuenta como la sanidad pública en España, según mi conocimiento, es una de las pocas grandes empresas que no invierte en la formación de sus empleados. Por las informaciones que yo recibo no se gasta un euro en formar de manera periódica a sus trabajadores más cualificados, dejando muchas veces esto al libre albedrío del propio profesional o en las casas comerciales de implantes o material quirúrgico que evidentemente no es parte de su negocio con la sanidad pública.

B4 B1 B3Operamos a esta paciente con espina bífida, estabilizando el pie alineando correctamente, también hicimos lo mismo con la tibia y transferimos tendones de músculos funcionantes al tendón de Aquiles y al dorso del pie, para equilibrar el funcionamiento del pie. Ahora su pie es normal, la úlcera ha desaparecido por completo, el pie está bien alineado y sobre todo camina normalmente. Si comparáis como era el pie antes de la operación y como se ve después de la cirugía, pero sobre todo me gustaría que os fijéis la potencia de los músculos de sus pies cuando la  hemos explorado hoy. Sé que ella está contenta, pero soy consciente de la emoción de sus padres al ver a su hija que ahora camina normalmente.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *