Fracturas del Astrágalo: Secuelas

Los pacientes con una fractura de astrágalo suelen presentar una tumefacción significativa y deformidad en función del desplazamiento. Es muy importante evaluar el estado neurovascular del pie así como la piel, sobre todo la del dorso, que puede verse afectada. Es fundamental por este motivo la reducción precoz para evitar la necrosis cutánea.

Hay que realizar un estudio radiológico que se debe completar con una Tomografía axial computarizada (TAC) , para definir con precisión los trazos de fractura, el grado de conminución y la presencia de cuerpos libres en el seno del tarso.

El objetivo del tratamiento quirúrgico es conseguir una reducción anatómica, restaurando la rotación, longitud y angulación correcta del cuello. Todas las fracturas del astrágalo precisarán una intervención quirúrgica ya que aunque parezcan sin desplazar, siempre hay pequeños movimientos que las desplazan, por lo que hay que hacer una reducción abierta a través de un doble abordaje, que nos permite valorar el acortamiento debido a la frecuente conminución medial. En estos caso no deberían quedar secuelas de la fractura de Astrágalo, siempre y cuando se realiza la rehabilitación necesaria.

Sin embargo, al igual que ocurre con las fracturas de calcaneo, no siempre se aplica el tratamiento adecuado, utilizando inmovilizaciones y otros medios anticuados que no resultan correctos, lo que provoca que aparezcan secuelas que en algunos casos pueden dificultar llevar una vida con normalidad.

Dolor-tobillo_TINIMA20130430_0014_5Secuelas de las fracturas del astrágalo:

  • Depresión de la superficie articular y del límite anterior
  • Artrosis con osteofito anterior: creando un límite que disminuye la flexión dorsal del tobillo.
  • Necrosis o Artrosis: La degeneración del cartílago y otros tejidos próximos, implican que la articulación no se mueva con normalidad, y provocando poco a poco más dolor. Por lo tanto, siendo esta una de las secuelas más comunes de un mal tratamiento de la fractura del astrágalo, el dolor, la rigidez en la articulación e incluso la deformación del miembro, hacen muy difícil llevar una vida con normalidad, y en muchos casos la imposibilidad de caminar.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *