Hemos operado un “big foot” con una grave inestabilidad de tobillo, por torceduras repetidas

Bueno no es que hayamos operado a lo que se conoce en la ciencia como “big foot” o sea al famoso hombre de las nieves o el Yeti. Pero el pie de nuestro paciente es de talla 52, por lo que no puedo dejar de describirlo con un  gran pie. Pero todo va acorde a la altura de nuestro paciente que mide 2 metros y 22 centímetros. Él se dedica a jugar de forma profesional al baloncesto y esto junto con una predisposición del propio paciente para tener torceduras es lo que a lo largo de los años, ha concluido en este problema tan importante que presenta.

BLOG2Desde joven, él refiere que ha tenido repetidas torceduras del tobillo derecho, realmente nadie le ha explicado hasta ahora, que no todo el mundo se tuerce los tobillos. Puedes en cualquier momento tener una torcedura del tobillo, simplemente caminando por la calle, pero esto que nos ocurre a todas las personas, queda en una anécdota que puede ocurrir una vez cada 4-5 años. Cuando esto se repite de forma frecuente, hemos visto que siempre ocurre en personas que tiene un defecto en sus pies y tobillos. Esto es que cuando los exploramos, siempre siempre! encontramos estos pacientes tienen un acortamiento del gemelo. Esto es un defecto en la evolución del pie humano y que afecta a ciertas estirpes familiares. Y estos son los que con más frecuencia, sobre todo si practican deportes como el baloncesto, acaban con sus tobillos destrozados.

NE1 NED2Nuestro protagonista presenta este problema, que se ha ido agravando de forma progresiva a medida que han ido pasando los años en su practica deportiva. Torceduras repetidas que muchas veces no fueron tratadas adecuadamente, operaciones realizadas sin conocer realmente las causas que lo produjeron, dieron como resultado la inestabilidad crónica del tobillo por una rotura crónica de los ligamentos peroneo-astragalino anterior y peroneo-calcaneo. Lo siguiente fue la formación de unos osteofitos (crecimiento de hueso) gigantes y la consiguiente deformidad del pie en varo, que no se puede colocar en su posición, precisamente por estos osteofitos. Podéis ver en las imágenes de Tac como se ha creado un collar alrededor de la parte posterior del pie. Y para terminar la historia además se ha producido un lesión osteocondral en la parte medial del astrágalo.

BLOG1Cuando ingresó el pasado miércoles en el hospital, necesitamos una cama especial por su tamaño y una mesa de operaciones también especial. Empezamos la operación limpiando todos los osteofitos que habían crecido, extrayendo casi 100 gr de hueso extra. Posteriormente se limpió la cámara anterior del tobillo y la articulación subastragalina. Para terminar extrajimos un injerto de triple grosor del tamaño normal de los ligamentos y lo reconstruimos de forma anatómica. Esto significa crear unos ligamentos como los originales rotos, no un tirante que muchas veces bloquea el tobillo y la subastragalina como son las operaciones hechas con injerto del tendón del peroneo brevis.

Yo tengo la esperanza que en pocos meses volverá a jugar con su tobillo estable y su pie mejor alineado. No hemos tocado ningún hueso para que si recuperación se haga de forma rápida, pero él sabe que cuando se retire de jugar, habrá que alinear su pie de forma definitiva. Espero que pronto le podamos ver jugar por las canchas de baloncesto.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *