Protesis de Tobillo: La Rehabilitación

Cuando el tobillo está severamente dañado por una artrosis generalmente secundaria a una fractura o a una inestabilidad crónica, puede ser sustituido por una prótesis de tobillo. Previamente se han seguido tratamientos conservadores o cirugías que preservan la articulación, pero cuando estos fallan, la única opción que queda es implantar una prótesis de tobillo.

Se implanta una prótesis en todos aquellas personas que padezcan una degeneración irreversible de la articulación del tobillo, también en pacientes que hayan sido previamente operados, habiéndoles fijado el tobillo. En estos se puede retirar la artrodesis de tobillo y colocarles una prótesis para que recupere la movilidad perdida.

Recupera la movilidad de tobillo y elimina el dolor con una prótesis de Tobillo de máxima calidad aqui

3025622_orig

La prótesis de tobillo debe arraigar en el hueso, por ello apoyarse en la articulación ejerciendo una carga excesiva es impeditivo, y muy poca carga tampoco ayuda. Hasta la cicatrización de la herida quirúrgica transcurridos 14 días, es recomendada una movilización cuidadosa con una bota especial (Cam Walker) esperando entre 4 a 6 semanas para ejercer carga y con ayuda de muletas. Posteriormente se podrá caminar ejerciendo carga completa pero con precaución corporal y general.

La bota especial sirve como protección contra una torcedura durante la primera fase de adaptación a su nueva prótesis de tobillo. Transcurridas 6-8 semanas es efectuada otra radiografía de control y se habla nuevamente de la continuación del aumento de la carga (apoyo) y de la adquisición de zapatos: fisioterapia y drenaje linfático son componentes importantes del tratamiento. Al principio el drenaje linfático es más importante que la terapia de movimiento.

Recupera la movilidad de tobillo y elimina el dolor con una prótesis de Tobillo de máxima calidad aqui

Son recomendados controles regulares de la herida quirúrgica ya que la cicatrización se produce lentamente incluso a pesar de una operación cuidadosa y llena de precauciones.

Además se lleva a cabo un tratamiento de rehabilitación asistido por fisioterapeutas para restaurar el movimiento del tobillo. Es una rehabilitación progresiva en la que se va avanzando con diferentes ejercicios individualizados y específicos en cada caso. La rehabilitación puede durar varias semanas después de la cirugía.


Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *