Era impensable para él, corregir su pie equino varo neurológico, colocarle una prótesis de tobillo y acortarle la pierna más larga

Esto es lo que dice en su testimonio, nuestro paciente de Bilbao, que apareció en la consulta del IICOP, en Agosto de 2015. Había desarrollado un pie equino varo neurológico, al lesionarle el nervio ciático, cuando le pusieron una inyección de niño en el glúteo. Su historia es la de otros muchos pacientes, que han pasado por nuestra clínica. Tratamientos quirúrgicos mal planteados y realizados, sin alinear el pie, estabilizarlo o darle equilibrio a los músculos. Provocaron que durante 36 años tuviera que caminar mal, con dolor e inestabilidad. Por eso para él fue impensable que le pudiéramos corregir su pie equino varo neurológico colocarle una prótesis de tobillo y acortarle la pierna más larga, para que volviera a tener una vida normal.

Evidentemente esto lo hemos hecho de manera secuenciada en dos operaciones. Con sus dificultades y sus retos, que hemos superado, con el empuje y el empeño primero del paciente y después con nuestro equino de medicos y enfermeras.

Así hicimos la reconstrucción de las dos piernas

Empezamos con la reconstrucción del pie izquierdo, realizando un alineamiento de la rotación de la tibia, echamos abajo la triple artrodesis que tenía y volvimos a colocar los huesos de la parte posterior del pie en una posición correcta. De esta forma conseguimos alinear y estabilizar el pie. A parte de esto, es cierto que la articulación del tobillo estaba ya dañada, pero le dimos una oportunidad para preservar la articulación. Finalizamos con equilibrar el funcionamiento muscular, para que el pie funcionara.

Así pasados unos meses, el paciente empezó a caminar , con su pie alineado y plantígrado. Durante varios meses realizó mucho ejercicios en piscina y con fisioterapia. Pero el tobillo, no pudo remontar la nueva situación y el dolor era casi continuo, agravado por la dismetría de casi 3 centímetros que tenia la pierna izquierda más corta que la derecha, al no haberse desarrollado adecuadamente durante su época de crecimiento.

Por todo esto, la apuesta fue muy fuerte, para conseguir que nuestro paciente consiguiera caminar bien y sin dolor. Por eso le propusimos sustituir el tobillo izquierdo lesionado por la parálisis del ciático, por una prótesis de tobillo Inbone 2. En la misma operación, acortaríamos la pierna derecha más larga, que estaba sana, para conseguir que las dos piernas fueran iguales de longitud.

Si se puede colocar una prótesis de tobillo en un paciente neurológico¡Tuitéalo!

Así lo hicimos, colocándole una prótesis de tobillo en la pierna izquierda, que había sufrido la parálisis por lesión del ciático y acortamos casi 3 centímetros de la tibia y peroné. Ahora pasado un año de esta segunda operación el paciente está recuperado y puede caminar hasta 25 Km en un día y echar pequeñas carreras.

Como veis en el IICOP, seguimos innovando y realizando cirugías que les devuelven calidad de vida a muchos pacientes que no se podrían imaginar que esto se pudiera hacer. Pero que en el IICOP es posible , por el espíritu de superación y de innovación de los profesionales que trabajamos en nuestra clinica.

 

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *