Acortamiento y Alargamiento de los dedos del Pie

Muchos pacientes nos consultan por la desigualdad en los dedos de sus pies. En algunos casos, cuando el segundo y tercer dedo son más largos, o el primero es más corto, acaban torcidos y con callos en el dorso. Este aspecto desagradable provoca vergüenza en muchas personas cuando usan zapatos abiertos o caminan descalzos por la playa o piscinas. Este problema puede ser resuelto de una forma eficaz mediante el acortamiento o el alargamiento de los dedos a nivel de las primeras falanges, pero respetando las articulaciones entre ellas. Si los dedos además están torcidos, es preciso modificar el funcionamiento de los tendones, para que así permanezcan rectos y no se desvíen nuevamente.

Son procedimientos que requieren un breve periodo de descarga, tras el cual se vuelve a caminar normalmente. Este tipo de cirugía puede realizarse en todos los dedos del pie, incluso en el primero, y el resultado que se obtiene son unos dedos de apariencia armónica y bella.

Be Sociable, Share!