Corrección de los dedos en garra

Este tipo de deformidad es muy frecuente tanto en mujeres como en algunos hombres. El aspecto de los dedos encogidos y con callosidades en su dorso, hace que el pie tenga una silueta deformada y pequeña de lo que es en realidad. Hay muchos mitos sobre el origen de este problema, la realidad es que no está producido por el uso de zapatos estrechos. Su origen se debe a la existencia de rasgos hereditarios y al mal funcionamiento de los músculos que manejan los dedos.

La cirugía de este tipo de deformidades se realiza cambiando el funcionamiento de los tendones de los músculos de los dedos, las incisiones son casi imperceptibles. Después de dos o tres días de descarga el paciente empieza a caminar con una protección. Una vez retirada los dedos aparecen rectos, con un aspecto fisiológico, siendo necesario a veces realizar una breve fisioterapia para ayudar a la recuperación. Al cabo de este tiempo los dedos lucirán un buen aspecto que le permitirá usar zapatos abiertos sin tener complejos.

Be Sociable, Share!