Jan 08

!ALINEAMIENTO, ALINEAMIENTO, ALINEAMIENTO¡ aplicado a otro paciente de Girona

Esta palabra, que la repetimos como si fuera un mantra o casi la llevamos tatuada en la frente, es el principio más básico que utilizamos en la cirugía reconstructiva de la pierna, tobillo y pie. Sin esta premisa, todo lo que hiciéramos fracasaría, ya que sin ella la distribución de la carga del peso corporal, sería inadecuada produciendo dolor y sobre todo degeneración de las articulaciones que soportan peso. Realmente este concepto que los ingenieros y arquitectos estudian durante casi dos años en su asignatura de estructuras, pues en medicina se ignora, no se enseña, cuando realmente nuestro pie y tobillo es similar a una estructura de hormigón solamente que son biológicas, pero sometidas a las mismas leyes de la física. A mi me ha costado varios años aprenderlo y a desarrollar una visión espacial para poder reconstruir adecuadamente esta parte de nuestro cuerpo.

¿Y a qué viene esto?, pues muy sencillo hace unas semanas se puso en contacto con nosotros un paciente que vive en Girona, muy deportista, motero en tierra y en agua y que hace casi dos años tuvo un accidente a consecuencia del cuál sufrió una fractura de platillo tibial medial con un severo hundimiento. Fue operado una primera vez sin que se estabilizara adecuadamente esta zona y en una segunda cirugía se intentó hacer una corrección de la deformidad en varo que tenía, el resultado fue catastrófico con una tibia vara importante y un flexo de rodilla que le impedía extenderla . Como en muchos de estos casos que nos llegan, se habían producido muchos errores, como son las vías de abordajes, la reducción incorrecta, la falta de soporte óseo en la zona de los platillos tibiales y una técnica deficiente.

Pero podéis pensar que por qué me meto yo en un problema de rodilla?  Bueno porque realmente el problema era de un tremendo mal alineamiento en varo, por eso acepte el caso. Nosotros en el IICOP, una de las cosas que realizamos es corregir el alineamiento de las piernas, por eso tenemos mucha practica en realizar este tipo de correcciones. No es infrecuente que tengamos que subir a la tibia proximal, al fémur distal o incluso a la cadera para realizar osteotomías y corregir el mal alineamiento.

No fue fácil, pero al final corregimos el varo que tenía, también le corregimos un antecurvatum que le impedía extender completamente la rodilla y le hicimos una artroscopia para evaluar la situación de la articulación. Al final mediante una osteotomia de la tibia proximal, de la que extrajimos una cuña anterior y lateral, pudimos corregir el mal alineamiento. Yo espero que con este procedimiento el paciente recupere la función de su rodilla y sobre todo pueda caminar sin dolor. Os muestro las imágenes radiográficas antes y después de la cirugía, donde podéis ver la corrección.

Un cirujano ortopédico que se dedique a reconstruir pies y tobillos debe de dominar estas técnicas ortopédicas para hacer que la pierna funcione correctamente.

Hasta el próximo post.