Sep 06

¡Es genial ver la cara de los pacientes cuando ven curados sus pies dañados por Charcot-Marie-Tooth!

Esta mañana han coincidido en el IICOP dos pacientes jóvenes de 21 años de edad cada uno, con problemas en ambos pies producidos por Charcot-Marie-Tooth. Ambos los hemos operado, uno de ellos tiene arreglados ya sus dos pies y otro ya tiene arreglado el primero. Era curioso verles en la sala de espera como sonreían y se les notaba felices y contentos por ver que sus pies ya van siendo normales. Cuando observas esto te das cuenta que todo el esfuerzo que hemos realizado para poder reconstruirlos ha merecido la pena. Esto te quita otros sinsabores como es la cerrazón y la mediocridad de algunas personas que tienen cargos de responsabilidad en hospitales públicos y que por desconocimiento y falta de formación ponen trabas a algunos de sus subordinados para que pueden realizar intervenciones quirúrgicas innovadoras, que se realizan en hospitales de gran categoría a nivel mundial de Estados Unidos, Alemania o Suiza. Y todo ¿por qué? por puro desconocimiento, por falta de ganas de progresar, porque no quieren abandonar la “supuesta seguridad” que les da ciertas técnicas cuyos resultados suelen ser más bien malos y porque quieren eliminar tantos riesgos como sean posibles de sus profesiones.

Lo que no saben que en nuestra profesión de médicos, como en otras actividades de la vida LA SEGURIDAD ES UN RIESGO PARA FRACASAR.

RAMA2 RAMA3Y esto viene a propósito también de una afirmación de otro responsable de un gran hospital público que afirmó en una sesión clínica llena de residentes, que los trasplantes tendinosos no funcional en los adultos. Como veréis esta afirmación se cae por su pie, como os muestro en este paciente, que de adolescente fue operado de ambos pies cavos varos producidos por Charcot-Marie-Tooth, limitandose a realizar una cirugía sobre los huesos del pie que evidentemente no solucionó el problema. Cuando le vi en la consulta a parte de sus deformidad, tenia dolor al caminar debido al mal apoyo de los pies, los huesos estaban mal alineados y los músculos del pie no estaban equilibrados, lo que le producían una importante inestabilidad.

Nosotros le operamos de ambos pies en una sola sesión quirúrgica, reconstruyendo y alineando ambos pies mediante una cirugía ósea limitada, pero sobre todo transfiriendo al dorso del pie músculos que funcionaban y que no se habían afectado por la enfermedad, para servir como un dorsiflexor y levantar el pie en cada paso que daba. Por esto transferimos el músculo tibial posterior al dorso del pie lo que ha hecho que ahora al caminar el pie no se le caiga, que no tenga que levantar tanto las piernas al caminar y lo más importante que mejore su estabilidad sin sufrir caídas.

Ahora podéis ver el video donde se ve como caminaba antes de la operación y lo más importante como funcionan los tendones transferidos y como su marcha ha mejorado notablemente Esto nos anima a arriesgar en favor de nuestros pacientes con pies neurológicos.