Sep 23

Los buenos resultado siguen viniendo en nuestros pacientes con pies equino cavo varos por Charcot-Marie-Tooth

Ando un poco desesperado por que no consigo que mi ordenador de sobremesa funcione como hace tres meses, antes de que se estropeara el disco duro y me lo cambiaran. Pero bueno salgo adelante con mi portátil y espero que pronto se pueda solucionar, entre otras cosas porque a este paso acabaré en la platilla de la tienda de Apple que está en Xanadú, a las afueras de Madrid.

Cada  vez son más los pacientes neurológicos que acuden a nuestro Instituto, con problemas en los pies por secuelas de espina bífida, polio, síndrome de Guillain-Barré o Charcot-Marie-Tooth. Revisando un articulo publicado en una revista médica especializada  en temas de pie y tobillo , este trataba sobre pie equino cavo varo por Charcot-Marie-Tooth, esta publicación es de apenas un par de años. Y me ha sorprendido que en las técnicas de tratamiento decían que los transplantes tendinosos no eran efectivos, esto lo escribía un cirujano ortopédico que trabaja en el hospital de la Universidad de Utah. Por esto es por lo que me he animado a escribir este post en el que os muestro como aplicando las innovadoras técnicas de la Neuro-Ortopedia conseguimos devolver a los pacientes que padecen esta enfermedad una buena calidad de vida.

Angelica, llamemosla así, padece desde la juventud esta enfermedad , fue operada hace años de su pie izquierdo, pero sin que tuviera un buen resultado ya que solo tocaron los huesos, pero se olvidaron de los músculos. Su pie derecho estaba igualmente deformado, pero sin que lo hubieran tocado. Hace 4 meses la operamos y reconstruimos su pie, le hicimos varios transplantes tendinosos, pero sobre todo pusimos el tendón del tibial posterior en el dorso del pie. Además solo fusionamos la articulación de Chopart dejando el resto de las articulaciones sin tocar, por último le arreglamos también todos los dedos que estaban en garra.

Mirad las imágenes y el video de la marcha pre y postoperatorios como se puede ver hay un cambio radical en la forma y en el funcionamiento del pie, sobre todo cuando le pido a la paciente, ya operada, que lo levante  contra la resistencia de mi mano, ahí se ve como funcionan de bien, permitiendo a esta paciente recobrar una marcha normal.

No acabo de comprender como hay profesionales que tanto de palabra como por escrito siguen diciendo que no funcionan los transplantes tendinosos en los pacientes que padecen Charcot-Marie-Tooth.

Hasta el próximo post

Jul 30

Los pies neurológicos: Charcot-Marie-Tooth y polio

Son muchos los pacientes que vemos con pies que no funcionan, porque sus músculos han dejado de tener actividad total o parcialmente, o sea tienen una parálisis. Los casos que tratamos con más frecuencia son las secuelas de polio, la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth (la moderna polio del siglo XXI) o lesiones por traumatismos de la médula espinal. En todos los casos la falta de balance muscular es lo que produce que se deformen los pies.

Estas deformidades, pueden ser pies cavos varos en los cuales el pie está torcido hacia adentro. Otras veces se produce un equinismo del pie y hay casos donde se combinan todas las deformidades junto con dedos en garra. Esto conlleva que los huesos estén en mala posición, con el paso del tiempo esta deformidad pasa de ser flexible a fija, conduciendo a la aparición de cambios degenerativos que pueden llegar a producir dolor intenso en las articulaciones. Esto junto con la deformidad, hacen unos pies que son incompatibles para caminar normalmente.

Descarga la Guía del Paciente de Charcot Marie Tooth pinchando aqui

Cuando las lesiones son deformidades flexibles, muchos de estos problemas podemos corregirlos solamente mediante trasplantes musculares. Pero cuando el proceso es crónico y se ha producido una rotación externa de la tibia y anquilosis de la articulación subastragalina, hay que recurrir además a realizar correcciones sobre los huesos como son osteotomías de tibia, fusiones subastragalinas o triples artrodesis posteriores. Lo que nunca haremos es una fijación del tobillo, ya que esto produce un déficit importante para caminar que junto con la parálisis muscular, conduce a un mal resultado, yo siempre desaconsejo la artrodesis de tobillo en esto pacientes. De la otra forma realizando las correcciones sobre los huesos del pie o la tibia y trasplantando los músculos que funcionan a los que no funcionan, conseguimos corregir muchos de estos defectos, alineando el pie y preservando el tobillo.

Para hacer esto es muy importante realizar una completa valoración muscular física, sabiendo que función tienen los músculos que mueven el pie. Una prueba como el electromiograma no tiene mucha utilidad en estos pacientes a la hora de tomar decisiones sobre el tratamiento, de esa forma podemos diseñar una completa estrategia para tratar con éxito este tipo de lesiones.

Os enseño un caso para que veáis como podemos corregir estas lesiones.

May 24

We are the champions!!

Aunque el Inter de Milán ha ganado la Champions League al Bayern de Munich, realmente no se puede comparar con el equipo que el pasado jueves 20 de Mayo, jugamos el partido del año. Ese partido fue corregir un pie equino varo, por una secuela de polio de una paciente venida de Guinea, con una deformidad impresionante.

La alineación fue la siguiente Carlos FG en la anestesia manteniendo a la paciente en perfecto estado durante toda la operación,  Patricia y Cristina en la defensa repartiendo instrumental y suturas, en la linea media repartiendo juego como si fuera Guti, estaba yo corrigiendo el pie, junto con Patricia e Inma manteniendo siempre el pie plantígrado y suturando los abordajes, y en la delantera un “crack” de la cirugía plástica reconstructiva, alguien que podría ser como Mesi y Cristiano Ronaldo juntos, ese fue Alex Lovic, un “pichichi” de los quirófanos y en los extremos dos residentes de cirugía plástica: Alberto y Paolo.

El partido era de los difíciles ya que, la paciente padecía esta lesión desde pequeña y había sido operada a los trece años, pero con unos resultados malos, de tal forma que su forma de caminar era apoyando sobre el borde externo del pie. Tuvimos que realizar una osteotomía de tibia y peroné, un take down de una triple artrodesis previa en mala posición y cinco trasplantes tendinosos. Pero lo peor de todo es que la piel de la parte posterior del talón  hubo de ser sustituida, mediante un trasplante pediculado del músculo serrato que se suturó a la arteria y vena tibial posterior, previamente le habíamos reconstruido el tendón de Aquiles y retirado gran parte de los músculos fibrosados por un síndrome compartimental posterior previo . Para terminar se le colocó un injerto libre de piel.

Después de ocho horas de quirófano trabajando nueve personas, conseguimos corregir el pie, ponerlo plantígrado, bien alineado, equilibrado funcionalmente y con una cobertura de piel perfecta y flexible. Creo que este equipo se mereció ganar la copa del triunfo, haciendo que la paciente esté en perfectas condiciones.

Al final a la una y veinticinco de la madrugada todos juntos nos hicimos la foto de la victoria y  todos entonamos en nuestra mente el “we are the champions”. Nos hemos ganado a pulso este triunfo.