Jan 31

¡Doctor, usted es un valiente! por operar mi pie equino por Maffucci

Esto que leéis, me lo dijo Laura, al día siguiente de operarla de su pie equino neurológico por síndrome de Maffucci. Esta poco frecuente enfermedad ha marcado la vida de nuestra paciente desde hace varios años, terminando últimamente en tener un pie equino neurológico, parálisis del músculo peroneo brevis y parcialmente del tibial anterior y extensores de los dedos y neuropático, por la perdida de sensibilidad en la planta del pie.  Además presentaba una úlcera infectada en su borde externo, que había sido tratada con injertos de piel sin éxito.

¿Por qué me dijo lo de valiente? pues creo que ninguno de los colegas que  la vieron antes que yo, se habían atrevido a corregir el problema de su pie, ya que el síndrome de Maffucci se caracteriza por tener múltiples encondromas (tumores óseos benignos) y hemangiomas, o sea dilataciones venosas, que cuando se tocan sangran abundantemente y además con la posibilidad de presentar trombosis. Con esta situación nos enfrentábamos a un problema complicado y además con la posibilidad de tener hemorragias importantes.

Yo no creo que sea valiente, si no que pienso que para solucionar este tipo de pacientes es preciso prepararse, como cuando un general dispone un ejercito ante una batalla. Es todo nuestro equipo quien es valiente , empezando por mis compañeros médicos, Patricia Villanueva, Jesús Ruiz, Arkel Gónzalez y Mª Luisa Benito nuestra instrumentista. Si todos no arrimamos el hombro no podríamos resolver con éxito estos pies tan complejos.

Ella presentaba un pie equino varo, estructurado, por lo que inicialmente hicimos un alargamiento del tendón de Aquiles. A pesar de esto el pie no se corregía y sobre la marcha decidimos realizar un Lambrinudi, para conseguir dorsiflexión adecuada, además realizamos un transplante del tibial posterior al dorso del pie, para darle dorsiflexión activa, ya que este músculo funcionaba, para terminar retiramos completamente la úlcera y limpiamos todo el borde lateral del pie. Una vez terminado esto, bajamos la presión del torniquete que tenía colocado en la raiz del muslo, empezando entones el problema, ya que las heridas empezaron a sangrar. Después de 15 minutos de comprimir las heridas, empezamos el cierre de las heridas, pero la hemorragia era tan abundante que había un charco grande de sangre en el suelo del quirófano.

Conseguimos controlar la hemorragia y le colocamos un vendaje escayolado, solo en quirófano se le pasaron 4 bolsas de sangre, en la recuperación se pasaron otras dos más dos de plasma y a los dos días se le pusieron otras dos bolsas más de sangre. En total 8 bolsas de sangre y 2 de plasma.

Al final este grupo de médicos ganamos la batalla, corregimos su pie equino varo, cerramos la úlcera, controlamos la hemorragia y la paciente con síndrome de Maffucci, se encuentra en perfectas condiciones. Podeis ver en las fotos lo que es un Maffuci y como andaba antes de la operación.

No os preocupeis que dentro de tres meses os pondré el video de la paciente andando con el pie normal.

DEFORMIDAD DEL PIE POR SINDROME DE MAFFUCCI from Fernando Noriega on Vimeo.