Por qué se tiene miedo a operar a un adolescente de coalición tarsiana en el pie

El miedo es una cosa natural en muchos padres que acuden a la consulta con su hijo adolescente, que padece un problema en el pie. Unas veces es un pie plano, otras veces son pies cavovaros por Charcot-Marie-Tooth o espina bífida. Siempre el tema del crecimiento y su posible alteración por una cirugía, planea sobre sus cabezas. Muchas veces vienen buscando una segunda opinión, en la que esperan oír que el problema del chic@ se soluciona con unas plantillas. Pero yo siempre les confirmo que no hay que miedo a operar a un adolescente de coalición tarsiana en el pie.

Algunos han visitado previamente a varios especialistas donde les han contado que el problema se reproduce después de operar, o que la articulación se vuelve dolorosa. Bueno nosotros no tenemos esa experiencia. Quizá porque han pasado muchos pacientes con esta lesión y lo hemos resuelto satisfactoriamente.

Es preciso conocer que este problema se acompaña en la mayoría de los casos de un aplanamiento del arco plantar. Desarrollan un pie plano y valgo, que es junto con el dolor lo que despierta las sospechas, de que el pie tiene una alteración funcional.

Las coaliciones tarsianas se producen en los tres primeros meses desde la concepción del embrión. En ese periodo los esbozos de los huesos se separan, pero por un fallo genético, esto no ocurre en los huesos del pie. Sobre todo, se da entre astrágalo y calcáneo y entre este hueso y el escafoides. Cuando nacen los niños no se nota nada y empiezan a caminar normalmente. Es posible que se detecte un pie plano que no se le suele dar importancia, ya que no hay dolor, al pesar poco los niños que padecen este problema.

Pero cuando llegan a la adolescencia y el peso corporal se multiplica por dos y sobre todo la actividad deportiva aumenta. Los dolores aparecen en la zona posterior del pie, junto con cojera y el pie plano valgo.

Las indicaciones de tratamiento son claras, por debajo de 20 años se debe de quitar la coalición, que puede ser de hueso o bien fibrosa. Y por encima de 20 años a solución viene dada por realizar una retirada de la coalición, recolar adecuadamente astrágalo y calcáneo y fijar la articulación subastragalina.

Saltarse esta línea de los 20 años, suele dar malos resultados que yo mismo he vivido en algún paciente. Habiendo aprendido la lección. Quitar la coalición entre astrágalo y calcáneo o entre escafoides y calcáneo en chic@s por debajo de la segunda década de la vida, no trae ninguna complicación, ni se altera el crecimiento de los huesos involucrados. Entre otras cosas porque estos han dejado de crecer sobre los 9 años de edad. Permite que los huesos tengan una movilidad normal entre ellos y sobre todo que la articulación subastragalina recupere movilidad. Para que ayude al pie a adaptarse al terreno irregular.

 

 

 

 

 

 

Generalmente se retira en bloque toda la coalición y el espacio se rellena de gras del propio paciente o bien de un material sintético que se llama craneoplast. Además nosotros aconsejamos también corregir el pie plano valgo, para asidejar el pie completamente reconstruido.

Por lo tanto, tomar una buena decisión, aconsejados por un cirujano con experiencia en estos problemas. Hace que los pacientes puedan volver pronto a su vida normal, no les afecte mucho en los estudios y sobre todo desaparece el dolor en el pie. Mi consejo para los padres es que no tengan miedo a operar a un adolescente de coalición tarsiana en el pie. Les devolverá la capacidad de tener una vida como otros chic@s de su edad.

Aviso legal

About the Author

You may also like these