¿Sabéis cómo corregimos los pies equino varos de los pacientes con Parkinson?

Si , aunque sea poco frecuente los pacientes que padecen la enfermedad de Parkinson, pueden desarrollar un pie equino varo. Esto se debe a que la enfermedad a la perdida de las neuronas que producen dopamina. Lo que se traduce en  sintomas como temblores, inestabilidad y dificultad para caminar. Solo en pocos casos se alteran los nervios perifericos, dando lugar a la paraísis de ciertos grupos musculares. Entre estos los más frecuentemente afectados son los músculos dorsiflexores del pie y el peronéo brevis que mueve el pie hacia afuera. Esto siempre produce la deformidad del pie en posición equina y en varo o sea hacia adentro. Por esto os voy a contar cómo corregimos los pies equino varos de los pacientes con Parkinson.

Esta anómala posición del pie incrementa aún más la dificultad para caminar de estos pacientes. Precisando de ayudas como andadores o directamente el uso de una silla de ruedas. El solucionar este problema y devolverles la capacidad de caminar por si solos, mejora su calidad de vida al poder hacer ejercicio y ser independientes.

La paciente que os muestro, lleva varios años padeciendo la enfermedad, con su tratamiento médico. Pero desde hace relativamente poco tiempo, su pie izquierdo empezó a torcerse hacia adentro y estar caido. Esto combinado con un mal alineamiento de la pierna izquierda que estaba desviada hacia afuera o en valgo. Hacía casi imposible poder andar bien, además de causarle dolor desde el inicio de la marcha.

 

 

 

 

 

 

 

Por eso la táctica de tratamiento no era solo corregir el pie para darle estabilidad, sino además alinear la pierna. De esta forma el peso corporal recaería sobre el pie de una forma adecuada. Y también la rodilla estaría protegida de desarrollar artrosis en el compartimento externo.

¿COMO HICIMOS LA OPERACIÓN?

Por esto en una única cirugía resolvimos los dos problemas, realizando lo que  se llama en Cirugía Ortopédica un corte u osteotomia en la parte superior de la tibia, para alinearla. Después en el pie y siguiendo los principios de reconstrucción de los pies neurológicos. Los estabilizamos respetando la movilidad del tobillo, lo alineamos correctamente en todos los planos, sobre todo la posición del calcáneo. Equilibramos el funcionamiento múscular transfiriendo tendones al dorso del pie para que lo levante de forma activa.

 

 

 

 

 

 

Ahora después de 8 meses de la operación está casi por completo recuperada, sale a la calle sin problema y puede caminar con seguridad de que no se va a caer. La estabilidad del pie y el alineamiento de la pierna es en esta paciente cómo corregimos los pies equino varos de los pacientes con Parkinson.

Aviso legal

 

About the Author

You may also like these