Charcot marie tooth: Ejercicios de Rehabilitación

El Instituto de Medicina Deportiva de EE.UU a través de su iniciativa “El Ejercicio es Medicina (EIM, por sus sigles en ingles) tiene como objetivo clínico incorporar la evaluación de la actividad física y la prescripción de ejercicio, cuando eso corresponda, como un procedimiento clínico estándar para la prevención y el tratamiento de una enfermedad. Sin duda, los objetivos descritos incluyen a los pacientes con la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth (CMT).

El ejercicio y la actividad física, si no están contraindicados, son seguros y efectivos para niños y adultos que padecen enfermedades crónicas como la CMT. De hecho, organizaciones como la Asociación Médica Estadounidense, el Instituto de Medicina Deportiva de EE.UU., el Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos y la Oficina del Cirujano General de Estados Unidos reconocen que los niños y adultos con enfermedades y discapacidades crónicas que puedan hacerlo, deberían practicar ejercicio y actividad física habitualmente.

Descarga la Guia del Paciente: Charcot Marie Tooth

A continuación aparecen algunas preguntas frecuentes con respecto al ejercicio y la actividad física para pacientes con CMT:

1. ¿Quién debería ejercitarse?

Tanto niños como adultos que puedan hacerlo, deberían practicar actividad física y ejercicio regularmente.

2. ¿Cuánta actividad física y qué tipos de ejercicios deberían realizarse?

a.) Los niños con CMT deberían realizar actividades y ejercicios aeróbicos, de equilibrio, de fortalecimiento muscular y óseo.

En total, esto debería sumar un total de una hora de ejercicio o actividad física por día. Debería incluir, por lo menos, tres días de actividad física variable de vigor medio que sea divertida, apropiada para su edad y no contraindicada para la situación médica particular del niño.

Como la CMT es una neuropatía tanto motora como sensorial, es importante reconocer las limitaciones individuales con el fin de minimizar la posibilidad de lesiones. En la mayoría de los casos, el control motor y la conciencia sensorial del tobillo y del pie están limitados. Bajo estas circunstancias, las actividades que involucran correr y saltar – u otras actividades en las que los pies se despegan del suelo continua o intermitentemente – quizás no sean seguras.

Podrían considerarse otra clase de ejercicios y actividades, como:

  • andar en bicicleta;
  • natación;
  • ejercicios de resistencia (donde el niño use su propio peso corporal, bandas elásticas,máquinas y pesas de mano);
  • ciertas artes marciales (como tai chi).

Además, se debe alentar a los niños que padecen CMT a participar en formas adecuadas de juego. Si el niño debe usar aparatos ortopédicos por recomendación médica, deberá usarlos siempre que sea posible durante la actividad física y el ejercicio.

cirugia-de-columna-rehabilitacion-morelia-21b.) Los adultos con CMT también deberían participar en diversas formas de ejercicios
aeróbicos y de fortalecimiento muscular y óseo y de entrenamiento adecuado de equilibrio

Se recomienda que estos adultos practiquen unos 150 minutos de actividad física y ejercicio aeróbico por semana. Dicha actividad debería realizarse en periodos de actividad física moderada o de vigor medio de al menos diez minutos de duración, repartidos a lo largo de la semana.

Descarga la Guia del Paciente: Charcot Marie Tooth

Los ejercicios y las actividades de fortalecimiento óseo y muscular – en particular, los que
involucran el uso simultáneo de todos los principales grupos musculares – deberían practicarse al menos dos días a la semana. En los casos que haya un importante deterioro motor y sensorial del tobillo y del pie, no deberían realizarse ejercicios y actividades donde los pies se despeguen del suelo continua o intermitentemente.

Algunos ejemplos de actividades y ejercicios con menos impacto son:

  • andar en bicicleta (bicicletas fijas, tándem y semihorizontales, máquinas elípticas, máquinas de remo);
  • natación;
  • gimnasia aeróbica;
  • jardinería vigorosa (con componentes como cavar y levantar);
  • tareas del hogar (por ejemplo: barrer, lavar ropa y guardar las compras);
  • ejercicios de resistencia (con bandas, máquinas, mancuernas y/o ejercicios de resistencia al peso corporal);
  • yoga;
  • tai chi.

Aunque se recomienda un total semanal de 150 minutos de ejercicio o actividad física, los pacientes adultos con CMT deberían evitar la inactividad. Por lo tanto, practicar un poco
de actividad física siempre es mejor que no hacer nada. En caso de usar aparatos ortopédicos por recomendación médica, usarlos siempre que sea posible durante la actividad física y el ejercicio.

3. ¿Por qué son importantes el ejercicio y la actividad física y cuáles son los posibles beneficios de una vida razonablemente activa para los pacientes con CMT?

Para los niños con CMT, la actividad física regular, que incluye jugar, contribuye al desarrollo físico y psicológico normal y saludable. Cierta evidencia clínica indica que la intervención temprana puede desacelerar la evolución de la enfermedad, por lo que es posible que contribuya a mayores niveles de funciones y calidad de vida en la adultez. Además, los niños que tienen un estilo de vida activo tienen menos probabilidades de quedar expuestos a los posibles peligros de la inactividad, como la obesidad, las cardiopatías y la diabetes tipo 2.

Descarga la Guia del Paciente: Charcot Marie Tooth

Para los adultos con CMT, el ejercicio y la actividad física regular pueden mejorar o, por lo menos, mantener la capacidad funcional, la independencia y la mejor calidad de vida. Como con todos los adultos mayores, un estilo de vida activo ayuda a mantener la masa muscular y la salud ósea, a reducir la incidencia de caídas y a evitar las enfermedades relacionadas con la inactividad.

4. ¿Quién más debería involucrarse en el proceso de practicar ejercicio y actividad física?

En todos los casos, se debe consultar a profesionales de la salud y entrenadores profesionales certificados y con la capacitación adecuada con respecto a la prescripción individual de actividad física y ejercicio para pacientes con CMT, que incluye la valoración, la evaluación y la creación e implementación de los programas.

Con especto a los niños con CMT, los docentes y los administradores dentro del sistema educativo deberían realizar adaptaciones razonables con el fin de promover los beneficios descritos de la práctica regular de ejercicio y actividad física.

About the Author

You may also like these