? ESPINA BÍFIDA: así corregimos los problemas ortopédicos

Muchas personas se pueden preguntar si los pacientes que padecen espina bífida, pueden llegar a tener una vida normal. Si podrán dejar la silla de ruedas y desplazarse caminando con muletas. ¿Te gustaría conocer la historia de esta paciente, que pudo caminar bien después de operarla? ¿Quieres ver cómo se corrigen en los pacientes con espina bífida los problemas ortopédicos?

La espina bífida o mielomeningocele, aparece cuando en la etapa embrionaria, los arcos de las vértebras, no se cierran, pudiendo salir fuera del canal vertebral las meninges y la médula espinal. Esto suele ocurrir más frecuentemente en la columna lumbar. Dando lugar a la parálisis de los músculos de las piernas. Lo que conlleva la aparición de deformidades o limitación para caminar.

Desde que nacen son niños que requieren tratamientos, para corregir los pies y las piernas, además del control de la orina que en algunos casos está alterado.

En el testimonio de nuestra protagonista, cuenta que desde pequeña fue operada varias veces de los pies, sin que se pudiera corregir sus pies equino plano valgos. Pero sus caderas no fueron tratadas, teniendo la derecha subluxada.

Varias reuniones entre los padres y los médicos del hospital donde le trataban, resultaron inútiles para conseguir que se corrigieran definitivamente los pies y las caderas. Ya que esto le dificultaba mucho para poder caminar de una forma estable.

Por eso buscaron otro centro médico, con experiencia tratando pacientes con espina bífida. Cuando la vimos por primera vez, su situación no era buena, ya que venía en silla de ruedas. Los pies estaban deformados y sin arco plantar, las tibias giradas hacia adentro y las caderas también afectadas.

La operamos los pies y las piernas primero, para que tuvieran un arco plantar normal y las tibias estuvieran bien alineadas. Consiguiendo que los pies quedaran estables sin perder el movimiento de los tobillos. 

La cadera izquierda estaba totalmente fuera de su posición debido a la parálisis de los músculos. Por lo que optamos por no operarla, ya que la posibilidad de que se volviera a salir de su posición es muy alta, en este tipo de casos. En cambio, la derecha que estaba subluxada, hicimos una cirugía, para dar cobertura a la cabeza del fémur, mediante un corte en el hueso iliaco que se denomina osteotomía pélvica de Chiari. Esto junto a una operación en el fémur próximo a la cadera, nos permitió que la cabeza del fémur no siguiera saliendo. Evitando así que con el tiempo se produjera una artrosis dolorosa.

Esto lo hemos hecho, como os he dicho en otras ocasiones, porque nos adaptamos a los pacientes que tienen problemas mayores. Para esto es preciso tener entrenamiento adecuado, para hacer otras cirugías fuera de lo que son los pies.

Las conclusiones que podemos sacar de este caso, son claras: cuando se tratan pacientes con espina bífida, se debe estar preparado y tener un entrenamiento adecuado para resolver los problemas de los pies, rodillas y caderas.

Nuestra clínica, se ha focalizado en el tratamiento de problemas de pie, tobillos y pacientes neurológicos. Pero nos dedicamos exclusivamente al tratamiento en miembros inferiores. Si algún paciente con espina bífida o con Charcot-Marie-Tooth, tiene un problema en la cadera. Preferimos ser nosotros los que lo tratemos, ya que la experiencia que tenemos con los pacientes neurológicos facilita de una forma importante las indicaciones de tratamiento.

Por último, intentar que nuestros pacientes con espina bífida, siempre que se pueda lleguen a ser independientes. Esto conlleva en algunos casos procesos de recuperación postquirúrgica de bastantes meses. Otras veces del uso de dispositivos ortopédicos. Pero el objetivo es que consigan andar por si solos, corrigiendo en los pacientes con espina bífida sus problemas ortopédicos.

Como otras veces suscribiros al blog y al canal de YouTube y dar a la campanita para que conozcáis cuando subimos un video.

About the Author

You may also like these